El caso del vecino lobo

13 octubre 2005


Cuando yo le conocí, el hombre lobo vivía en un 3º B. No tenía pelos por la cara ni garras ni colmillos. Era un tipo calvo con gafas de pasta y pinta de intelectual maoísta. Afortunadamente no era vecino mío, sino de mi amigo S., que nos traía noticias frescas sobre él.


Se sabía, por ejemplo, que vivía con su anciana madre, y que ésta llevaba años sin salir. Ambos se pasaban el día viendo películas del oeste que ponían a todo meter. En plena madrugada, según S., se podía escuchar “Centauros del desierto” con toda nitidez.

Tenían un vídeo beta y un montón de películas de John Wayne. También tenían gotelé, un setter de porcelana de tamaño natural y un faisán disecado en el recibidor. Nada que indujera a pensar en la licantropía. Salvo que, por las noches, le daba por aullar.

Empezaba como un gemido sordo, un leve lloriqueo de bebé. Pasaba diez minutos entre ronquidos y sollozos hasta que se arrancaba. Entonces los aullidos eran largos y tristes, como los de un mastín.

- Tiene un pastor alemán – supuso alguno de nosotros – y aúlla porque es forofo de John Ford.

Pero la teoría no cuajó.

Una tarde, mientras me cortaban el pelo, vi que al vecino lobo lo sentaban junto a mí. “Vengo a hacerme las patillas” – dijo el tipo, y fue la primera vez que escuché su voz.

Me quedé petrificado en el asiento. El tipo, serio como una tumba, me miró por el espejo. ¿Sería capaz de leer el pensamiento? Pensé que no. Se quitó las gafas y vi sus ojos de asesino. El peluquero, totalmente ajeno a mi terror, comenzó a arreglarle las patillas. Como si fuera un cliente más, le habló durante largo rato del Rayo Vallecano. Y así, mientras le cortaban los pelos de las orejas, el hombre lobo dijo que Onésimo no le parecía tan buen jugador.

10 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. Pues con la últimas modas metrosexuales... o se gasta una pasta en depilación laser o no se va a comer un colín.
    Y seguirá viviendo con su anciana madre por los siglos de los siglos. A menos que lo descubra Jess Franco y lo convierta en una estrella del cine de culto.

  3. Antonio Martínez Ron dijo...
  4. Cuando vuelva la moda del pelo en las orejas vais a ver.

  5. terminus dijo...
  6. Pues lo llevo claro, una bola de billar tiene mas pelo que yo.

    Chao

  7. Antonio Martínez Ron dijo...
  8. Mantened esto vivo, chicos, que me voy a Granada hasta el lunes...

    Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

  9. Chasky dijo...
  10. Qué miedo me da, no viviréis muy cerca de él ¿no?, lo mismo os asesina por la noche.

    La moda de los pelos en el culo, para cuándo.

  11. Antonio Martínez Ron dijo...
  12. El tipo existió y aunque no hubiera aullado te aseguro que daba miedo. Hace años que no le veo por el barrio de mis padres, pero todo lo que cuento es verdad, incluida la situación de la peluquería. Lo que a mí me traumatizó fue ver cómo le cortaban los pelos de las orejas al hombre lobo. No sé si he conseguido transmitirlo.

    Lo de los pelos del culo nunca pasa, Versace, Armani, Dior... Apuesto a que todos tienen el ojete peludo.

  13. Wendyqueridaluzdemivida dijo...
  14. Yo tengo un vecino que es clavado a Cujo y otro al Igor de "El jovencito Frankenstein", pero son inofensivos...creo...

  15. Antonio Martínez Ron dijo...
  16. Noticias frescas:

    Este fin de semana he comido con I. , también vecino del hombre lobo. Por él me entero de que la madre murió hace unos años. Me confirma lo de los aullidos. Él vivía en el portal de al lado y también le escuhaba aullar cada noche. Por unos amigos sabe que el hombre tenía problemas psiquiátricos serios. Se ve que le daba por ahí. Hace tiempo que no se le ha vuelto a ver.

  17. Fluflu dijo...
  18. Claro... Vecino lobo... que no sabéis de qué marujear en tu barrio... ¬¬

  19. Wendyqueridaluzdemivida dijo...
  20. Joder...ahora me siento fatal...

Publicar un comentario

Debes esperar a que tu comentario sea APROBADO. No se admitirá el spam ni las descalificaciones.