Cocinando en bolas

12 noviembre 2005

Somos gente normal. Me lo repito varias veces al día. Sobre todo cuando miro a mi alrededor y me fijo en los pequeños detalles. Un 11% de los madrileños, por ejemplo, confiesa haber cocinado desnudo. Uno los imagina en pelotas, a primera hora de la mañana y con la COPE a todo trapo. ¿Qué haces mi amor? Nada, me estoy preparando unos huevitos.

La práctica, además de una interesante parafilia, supone una demostración de auténtico arrojo madrileño. Basta una loncha de bacon saltarina para convertir las pelotas del cocinero nudista en un desayuno americano. O un poco de aceite hirviendo para que las chicas pasen a conocerle como mister Phantom of the Ópera. Que tiene su morbo, sí, pero no compensa.

De todas formas, lo de cocinar en pelotas suena un poco al cutrerío de los 80, a aquellas películas en que Pajares y Esteso entraban en una roulotte y se encontraban a Jenny Llada con un delantalito, preparando unos huevos fritos con chorizo.

Puestos a erotizar las tareas del hogar, lo de cocinar desnudos parece poca cosa. Tiene mucho más mérito, dónde va a parar, tender la ropa a lo vivo o sacar la basura en bolas. Un vecino mío, sin ir más lejos, lo practica desde hace años con gran éxito en el vecindario.

En el mismo estudio comprobamos que otros países nos llevan años de adelanto. Un 22% de los japoneses y los suecos utiliza la cocina para el asunto del sexo mientras en España nos quedamos en un pírrico 5 por ciento. Tal vez tenga que ver con la gastronomía. Porque, claro, no es lo mismo oler al exótico sushi que a fritanga de boquerones. La cocina japonesa tiene algo de distinguido, de sensual. Los suecos tienen a las suecas, y así cualquiera.

En la cocina ideal nos espera Jessica Lange en bolas, hay un pedazo de mesa y mogollón de harina para hacer el gamba. Es una cocina sin nacionalidad, llena de perolos metálicos que arrojar al suelo y un enorme ventanal de preciosas cortinas. Fuera, juegan los niños. Jessica y tú tenéis toda la tarde para dibujar angelotes en la harina.


Imagen: Nude in Kitchen (Roy Lichtenstein)

14 Respuestas (Deja un comentario)

  1. Deyector dijo...
  2. En bolas del todo creo que no, pero alguna vez sí que me he arrimado a la cocina sin camiseta y la verdad es que da bastante yuyu pensar que te salte algo. Allá cada cual

  3. jota dijo...
  4. Pues yo, si que lo he hecho. Y se me quitaron las ganas de volver a hacerlo de por vida.

  5. Cattz dijo...
  6. Yo es que soy de por sí friolera, y no veo el placer de quedarme helada a cambio de que mi gato vaya a disfrutar de mi anatomía. Total, el ya me mira cuando me meto en la ducha.

  7. Chasky dijo...
  8. Lo que yo me pregunto es la razón por la que se hacen estas preguntas en las encuestas.

    ¿Para qué quieren esa información las grandes empresas? ¿Van a sacar un producto para la piel antisalpicaduras de aceite, o bien son es que son unos morbosillos?

    No entiendo nada, y seguro que cuestan una pasta los estudios estos.

    Y como consejo, si quieres cocinar desnudo hazte un bocadillo de choped.

  9. dude dijo...
  10. La verdadera pregunta que a uno le surge es "a quien coño le importa?" Me explico, parece que lo que querian es aparecer en los blogs de la gente, porque yo, me pongo a leer el periodico, veo eso y pienso lo he dicho más arriba.

    Pero ya que estamos, añado algo, no es lo mismo cocinar una fritura que una ensalada.. la gente que cocina en bolas se harán bocatas de jamon... no creo que se pongan , ale!! a hacerse unas alitas de pollo

  11. Cattz dijo...
  12. Aberron niño, que lo de la fuente es cosa mia por no pensar en la potencia del PC y que la fuente estaba ligeramente obsoleta XD
    Además hubo suerte y se quemó solita, sin nada más que lamentar.

  13. Fluflu dijo...
  14. Qué asco...
    Pa que me salte un pescao... andaya!
    por dios... los japoneses que son muy raros...

  15. Wendyqueridaluzdemivida dijo...
  16. yo en verano tengo costumbre de ir en bolas por casa y si que más de algún día me levanto de la siesta y adormilada me voy a la cocina a por un café...mi vecina de enfrente, que me ha visto crecer me reprende a gritos "niña! vístete que como te vea mi mario no te escapas ni con alas!", pero vamos que no me pongo yo a hacer una tortilla...

  17. aberron dijo...
  18. Qué bueno! pues sí que conoce bien a su marido, sí.

    Después de leer vuestros comentartios, la conclusión es clara: para una buena sesión de sexo, nada como llamar al telepizza.

  19. nadie dijo...
  20. ¿Y como creiais vosotros que se hace el famoso bollo preñao en Asturias?

  21. Juan-mal dijo...
  22. Pues mira amigo, yo soy un cosladeño que vive en una casita de apenas 40 metros, cuando llega lo que algunos llaman el buen tiempo, mi humilde morada se convierte en un sin Dios, es decir, que, o cocinas en pelota picá, o te tienen que ingresar día sí día no por golpe de calor severo. De otro lado, como mi casa es pequeñita y cuca el asunto del sexo se resuelve muy facil ya que puedes practicar el acto en el salón y la cocina al mismo tiempo ¡Qué maravilla!, para que luego se metan con la ministra......

  23. aberron dijo...
  24. Cierto J.M, faltaba el enfoque de nuestra juventud indigente. gracias

  25. eldavi dijo...
  26. Juan-Mal, el tamaño de los pisos tambien permite hacer amistad con el vecino de al lado y por ejemplo tomarte unos pelotazos cualquier Miercoles por la noche. Si es que nos quejamos por vicio.

  27. aberron dijo...
  28. Si es que están gordos de beber...