Los visitantes

01 mayo 2006


Durante siglos los humanos hemos creído en el límite protector de las ciudades, en una frontera de luz más allá de la cual la vida transcurre salvaje y despiadada. En nuestra imaginación, las farolas de la ciudad, como una hoguera ancestral, mantienen apartada toda forma de vida amenazante. Pero, ¿y si alguien nos dijera que ese límite es una ficción? ¿Y si alguien nos revelara que la ciudad es una pesadilla de seres salvajes, de fieras que se bañan en nuestras piscinas o acechan en nuestro garaje?

Ellos ya están entre nosotros.

Un oso en urgencias

En junio de 2004 un oso negro adulto se presentó por sorpresa en las instalaciones del Hospital Carilion Franklin en Virginia. Después de atravesar tranquilamente las puertas automáticas, el oso se dirigió hacia la zona de Urgencias del hospital. Dos agentes le abatieron antes de llegar.

Un ciervo en la línea 5

En diciembre de 2003, un ciervo se adentró en la línea 5 del metro de Washington. El animal estuvo vagando durante horas por los túneles. Las cámaras de seguridad registraron el momento en que el ciervo bajaba alegremente por unas escaleras mecánicas.

El oso caluroso

El 7 de junio de 2001 varios osos negros bajaron de las montañas de San Gabriel, en California, y se adentraron en la ciudad de Los Ángeles. Uno de ellos aprovechó para darse un bañito en la piscina.

Gorilas en la niebla

En marzo de 2004 un gorila de 400 kilos recorrió las calles de Dallas e hirió a cuatro personas antes de ser abatido por la policía. El gorila se escapó del zoo de la ciudad después de saltar una zanja de tres metros. Los heridos presentaban múltiples golpes en la cabeza y el pecho, además de numerosas mordeduras.

Las calles de Alaska

Los seguidores de “Doctor en Alaska” sabrán a qué me refiero. Un paseo por cualquiera de sus ciudades basta para toparse con toda clase de bichos interrumpiendo el tráfico. Aquí tenéis una interesante galería.

Coyote en Central Park

Hace unas semanas la policía de Nueva York se tuvo que emplear a fondo para perseguir a coyote en pleno Central Park. Se dice que el coyote llegó atraído por los patos del parque desde la zona boscosa del norte. Fue capturado cerca de la calle 79.

Cruzando el puente

En mayo de 2004 un ciervo cruzó el puente de San Francisco ocasionando uno de los mayores atascos que se recuerdan en la zona. Para asombro de los conductores, al cabo de diez minutos el ciervo estaba al otro lado del Golden Gate. Se le vio tomar la avenida 19 y perderse hacia el barrio de Presidio.


Halcones en la Gran Manzana

Los halcones 'Pale Male' y 'Lola' son toda una celebridad en Nueva York. Recientemente han regresado al nido que mantienen desde hace años sobre uno de los edificios de la Quinta Avenida. El año pasado, los residentes de este lujoso edificio neoyorkino retiraron su nido por considerar que era sucio y peligroso. La decisión generó una avalancha de protestas.

Hace unos años, en Madrid, también se hizo muy popular el halcón que vivía en una de las torres del Paseo de las Castellana. Algunos aún le recordamos volando sobre el edificio de Caja Madrid.

El delfín Paquito

Durante casi siete años, un entrañable delfín al que los donostiarras bautizaron como “Paquito”, vivió en las aguas de la Concha. El delfín se convirtió en un símbolo de la ciudad sin que nadie supiera a ciencia cierta de dónde había salido. Murió el año pasado.

Elefantes de ciudad

En Sri Lanka, 19 millones de personas comparten el espacio con unos 3.000 elefantes salvajes. Los bosques están menguando y los animales están entrando en los pueblos para alimentarse de los desechos de la basura.

Canguros en la nieve

La policía austriaca recibió, en marzo de este año, la orden más extraña que habrían podido esperar: capturar a un canguro que retozaba entre la nieve. El animal se había escapado de una granja cercana y estuvo vagando por las calles hasta recorrer cinco kilómetros.

13 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Deyector dijo...
  2. No hay que olvidar que por Madrid lleva años deambulando ese alienígena malvado llamado Álvarez del Manzano

  3. aberron dijo...
  4. Pobre José María, después de lo de Gallardón le vamos a echar de menos, ya verás.

  5. Brocco dijo...
  6. y a gallardón por qué no lo abaten tambie´n?

  7. Chasky dijo...
  8. A mi me da mucho más miedo la presidenta de la comunidad, esa sí que es peligrosa.

  9. Ender Muab'Dib dijo...
  10. Interesante.
    Yo leí una vez sobre los cuervos que habitan en torno a la Torre de Londres, palacio oficial de su majestad.
    Por lo visto desde hace tiempos existe la tradición de que ha de haber un número determinado de cuervos y si mueren, será el fin de Inglaterra.
    Creo que son unos 12, cada uno con sus nombres. Los alimentan con fondos del estado. Es una historia curiosa.
    Saludos!

  11. aberron dijo...
  12. muy bueno. gracias Ender!

  13. La wonder dijo...
  14. La culpa es nuestra que nos creemos los dueños de todo...

    Por cierto ender lo de los cuervos es verdad y te puedes imaginar lo gordos que estan como los funcionarios de aqui,para que te hagas una idea...

  15. quiosquera dijo...
  16. Curioso fenómeno el de encontrarnos con ese tipo animales en las ciudades y alrededores; aunque también debe ser curioso para ellos nuestra presencia en su hábitat ya que, cada vez, les vamos estrechando más el cerco. Hace poco más de un año, aquí, en Barcelona, se vieron pasear, e incluso entrar en tiendas en busca de comida, algunos jabalíes procedentes de la Sierra de Collcerola (Tibidabo y alrededores). Venían sus fotos en los periódicos. Conozco la zona en donde habitan porque cuando yo era muy pequeña, mis padres compraron un minúsculo terreno allí, en medio del bosque que, todavía hoy, sigue en "estado salvaje". Mi hermano, ya hace años, construyó un refugio de montaña de unos 40 m2. en donde pasa, junto a los suyos, los 3 meses de verano lejos del calor y el bullicio de Barcelona. Hace tiempo lo declararon parque protegido y dentro de unos pocos años, los expropiarán junto a otros vecinos de la urbanización. Por lo que él me cuenta, los jabalíes (enormes) se pasean sin ningún pudor frente a ellos. Suelen ir en manadas.
    A veces, por las noches, se cuelan entre la valla (o simplemente la echan abajo, y les destrozan las plantas rascando la tierra con sus enormes pezuñas.

  17. Anónimo dijo...
  18. Pues bien que ha arrasado en hombre de la grab paja. Así que vosotros, madrileños, sabréis.

  19. Fernando G. Pallas dijo...
  20. En Madrid, en el barrio de las Rozas tambíen campa a sus anchas una manada/piara? de jabalíes. La gente les echa pan y otras cosas de comer directamente, creo que nunca han atacado a nadie ni nada.

  21. Anónimo dijo...
  22. yo tengo fotos de un zorro al lado del metro de la torre de londres y el ya famoso pelicano al lado del palacio de la reina

  23. Anónimo dijo...
  24. realmente los visitantes somos nosotros, hemos invadido su espacio y seguimos haciendolo, luego nos extraña verlos entre nosotros..pobres..

  25. Anónimo dijo...
  26. Hay que ver cuanto acomplejado, debemos ser la única especie que no tiene derecho a un espacio propio, lo busquemos donde los busquemos. Lo más gracioso es que somos nosotros mismos los que nos negamos un lugar en el planeta. Pues empieza por extinguirte tu, yo no soy tan bobo.