El organismo más dañino de la Tierra

27 septiembre 2007

El organismo más dañino del planeta fue un minúsculo ser humano nacido en algún lugar de Pennsylvania. Hacia 1921 Thomas Midgley era un joven ingeniero que trabajaba para la General Motors en Dayton e investigaba sobre el desarrollo de combustibles. Pronto descubrió que el plomo conseguía reducir el traqueteo de los motores e inventó un compuesto llamado plomo tetraetílico. En pocos años, las grandes compañías de automóviles comenzaron a utilizar su invento para la fabricación de carburantes y lanzaron a la atmósfera toneladas de plomo que perdurarían en el aire durante décadas.

A pesar de conocer su alta toxicidad y de que los trabajadores de las fábricas enfermaban uno tras otro por envenenamiento, Midgley se empeñó en negar la verdad e incluso simuló ante los periodistas que el plomo era perfectamente inocuo. En una rueda de prensa digna de ser recordada, Migdley se roció con plomo por el cuerpo y lo inhaló insistentemente de un bote mientras insistía en que podía hacer aquello todos los días. Por supuesto, cayó enfermo al cabo de unas horas y se mantuvo apartado durante meses de la opinión pública mientras se recuperaba. (Seguir leyendo)

Tal vez por su mala conciencia, Midgley trató entonces de encontrar una solución para los gases venenosos que soltaban los frigoríficos de la época. Concienciado por la muerte de cientos de personas, Midgley encontró la alternativa en un gas relativamente estable y que se podía respirar sin problemas: los conocidos como clorofluorocarburos, o CFC, y cuyo papel como principal destructor de la capa de ozono conocemos hoy en día.

Así pues, en apenas 20 años Midgley había propiciado el vertido de miles de toneladas de plomo sobre el planeta y la generación de una cantidad de CFC suficiente para destrozar buena parte de las reservas de ozono. No es de extrañar que, unos años después, un historiador calificara a Midgley como de “el organismo vivo que más impacto ha tenido en la atmósfera en la historia de la Tierra".

Para culminar su historia de despropósitos, en 1940 Midgley contrajo la polio y quedó postrado en la cama. A sus 51 años, el ingeniero se obsequió a sí mismo con una de sus creaciones y diseñó un sistema de poleas y cables para moverse sobre la cama. En 1944, la máquina se puso en marcha y Midgley murió estrangulado por su propio invento.

La historia también se cuenta en Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson

36 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. joselito el de la voz de oro dijo...
  2. jajaja
    De verdad que las ironías de la vida se ceban más con unos que con otros.

  3. Julio dijo...
  4. vaya manera de morir, hizo mucho daño al planeta en general.
    creo haber leido algo al respecto en "Una breve historia de casi todo" de Bill Bryson.
    excelente post, gracias por compartirlo

  5. simon dijo...
  6. Hombre... como traducción del libro "Una breve historia de casi todo" me parece buena.

    Como información original.... deja que desear

  7. AccentLess dijo...
  8. Creo poder afirmar sin miedo a equivocarme, que eres una de las personas que mas esta haciendo por las conversaciones de bar, frente a un par de botellines... esas que empiezan "Joder... como el menda ese, el que metio plomo en los combustibles, conoceis la historia?, no?, pues resulta que bla, bla, bla..."

    Gracias a ti, esos momentos son aun mas amenos.

  9. Anónimo dijo...
  10. Es tristemente irónico, la verdad.

    Ánimo con el blog, es posible que sea una traducción de un libro ó no lo sea -creo que ese comentario anterior sobraba- pero hay gente que no tiene excesivo tiempo para leer todos los libros del planeta y alguno más y a la que no le importa si lee un breve guiño a alguno que ha leído en pro de un mayor conocimiento.

    Supongo qeu todos aquellos que se pavonean de haber leído el 'libro original' tampoco tengan mucho reparo en hacer el mismo comentario cuando leen las noticias en otros lugares... copiadas literal de EFE y otras agencias.

    Felicidades Aberrón, y ya sabes, si quieres satisfacer a todos... tendrás que inventarte la historia. Inicia tu vida como politico. Es la costumbre. ;)

  11. simon dijo...
  12. Ojo, que a Aberron lo tengo en mi lista de 5 RSSs indispensables. Pero una mención al libro en la entrada no hubiera venido mal.

    En lo que respecta al blog: Un 10!

    P.D.: Es que casualmente me lei ayer ese capítulo del libro.....

  13. Anónimo dijo...
  14. Jo, vaya elemento. Supongo que algo bueno haría también, porque si no ...

    Felicidades por el blog.

  15. aberron dijo...
  16. En primer lugar, la historia no es una traducción de libro de Bryson, pero es cierto que no le viene mal una cita. Aparte de eso, no creo que haya mucha gente que le haya hecho tanta publicidad al libro como yo, así que lo que dices, simon, me parece injusto. Lo cierto es que tenía pensado añadir la referencia, pero eran las dos de la mañana y ne fui a la cama :-)

    Saludos a todos

  17. Hugo dijo...
  18. Estrangulado por su invento. Qué final más apropiado, y qué lección debería sacar de ello el resto del mundo, en vez de reírnos de él mientras seguimos llenando todo de CO2.

  19. Charly dijo...
  20. Me da lo mismo de donde saques tu inspiración Aberrón, me vale con que la presentes de manera tan atrayente como lo haces, personalmente me leeré el libro.

    Buena curiosidad.

    Un saludo

  21. malabarista infernal dijo...
  22. Muy bueno el post.
    Un saludo

  23. Sergio L. Palacios dijo...
  24. Lo que le pasó a Thomas Midgley y lo que hizo con sus "inventos" prueban bien a las claras que el peor enemigo del hombre es el propio hombre.

  25. PacoB dijo...
  26. Excelente artículo, enhorabuena. Esta historia se puede leer con todos los detalles en el capítulo 6 de Prometheans In The Lab de Sharon Bertsch McGrayne. Un libro muy recomendable sobre cómo la química ha cambiado nuestra vida cotidiana y ha ayudado a forjar el mundo moderno.

  27. alcorze dijo...
  28. Menudo pájaro, su muerte se podría incluir en la canción Pánico a una muerte ridícula de Def con Dos.

  29. simon dijo...
  30. Acepto la crítica. De la manera que está escrito casi parezco un troll :D. (a las 7 de la mañana uno tampoco está para muchos trotes....)

    Mi idea era llevar a la gente a la fuente, nada más.

    Un saludete!

  31. Anónimo dijo...
  32. Según el libro publicado "violencia desenfocada" a partir de las conferencias que hubo en sevilla en año pasado sobre el mismo tema se menciona el engaño sobre el cfc porque es más denso que el aire y le era imposible alcanzar la atmósfera, solo destruyendola si se expulsaba directamente el gas a esa altitud, algo que no pasaba. Fue una maniobra puramente estratégica para ganar más dinero.

  33. MacCano dijo...
  34. juas, mas o menos en estas mismas fechas el año pasado comente en mi blog lo mismo, y es que es difícil dejar pasar una historia así...XDDD

  35. Anónimo dijo...
  36. No seáis hipócritas


    Los culpables de las emisiones de plomo somos TODOS los que usamos los coches, no el que los inventó.
    Si no lo hubiera inventado él lo habría hecho el siguiente: la demanda está ahí, estamos dispuestos a cargarnos el planeta a cambio de no ir andando de un sitio a otro. Y si no, mira: hoy sabemos lo dañino que es y aún así usamos el coche para todo.

    Además, ni siquiera es un invento sino un descubrimiento. El plomo tenia esas propiedades mejoradoras del combustible para el motor de explosión antes de que él naciera y las siguió teniendo después de que muriese, no las generó él. La naturaleza está ahí y si no la descubre uno, lo hará el siguiente. Se llama avance de la ciencia.

    Y echarle la culpa al avance científico del uso que TODOS hacemos de él es ser HIPOCRITA.

    No nos engañemos, el futuro del planeta y la vida del resto de los humanos nos importan UN BLEDO. ¡Pero si tenemos coches y los lavamos con agua potable mientras hay millones muriendo por falta de agua potable. Dime:! ¿dejarías de lavar tu coche?¿gastarías esos 2 euros al mes en mandarlos a una ONG que construya pozos en África?. Yo te lo digo: no lo harías y no lo harás.

    Es más fácil cambiar de cadena que intentar arreglar el mundo

    En el pecado lleváis la penitencia y además tendréis hijos que heredarán lo que dejáis

    PD: Antes de que alguien me pregunte qué hago yo = lo mismo que tú, pero no me engaño sobre cómo soy ni echándole la culpa a otros o al sistema

  37. Paquito dijo...
  38. Vaya, el tipo (literalmente) se cubrió de gloria/mierda durante toda su vida...

    Cuando pensabas que lo del plomo ya había sido una burrada, entonces empezó con los CFC...

    Unos añitos más y éste le mete algún compuesto al uranio de las bombas atómicas para multiplicar por mil su capacidad destructiva...

    ¡Qué bicho!

    Interesantísimo: mil gracias por compartirlo.

    Un fiel (y enganchado) lector :-)

    Paquito.
    Paquito's World

  39. Banyú dijo...
  40. Definitivamente, éste pobre hombre era de los estrellados...

  41. Anónimo dijo...
  42. Pánico, a una muerte ridícula!, electrocutarse al cambiar una bombilla, suicidarse sin mirar la primitiva, ahogarse en la piscina de un barco, desnucarse en la bañera fornicando... morir ahorcado con las poleas que inventaste para moverte en la cama XD... es para quien no haya escuchado "pánico a una muerte ridícula" de defcon dos XD.

  43. Amio Cajander dijo...
  44. Pues como se dice en Italia
    "Se non è vero è ben trovato".

    Estoy de acuerdo (mas en el fondo de su comentario que en la forma) con uno de los anonimos comentantes de arriba.

    Culpar individualmente al que propuso una solución para algo de los efectos secundarios que pueda causar su uso generalizado es un poco mezquino.

    Sobre todo cuando muchos podrían haber propuesto otras soluciones o apercibido de antemano de sus efectos.

    Supongo que, de todas maneras, el record de muertes de este desgraciado sería superado por el inventor de la rueda.

    Y los efectos en la atmosfera por el descubridor del fuego.¿No?

  45. Marc Gil dijo...
  46. Vaya, no lo recordaba del libro. Tendré que releerlo (muy recomendable).

    Hombre, el fuego no se "descubrió", ya había incendios mucho antes de que el hombre estuviera ni pensado. Este tío sabía que lo suyo, bueno, lo que se dice bueno y saludable, no era...y encima tonto por meterse eso dentro del cuerpo.

    Me recuerda a cierto político radioactivo español.

  47. Anónimo dijo...
  48. En aras de la exactitud, el compuesto es el plomo tetraetilo, sin la c. Su formula Pb(C2H5)4 (los números serían subíndices).

  49. seguncomo dijo...
  50. Felicidades por el blog, y el curro que te das buscando cosas interesantes.
    Gracias por entreternos.

  51. shackleton dijo...
  52. Pues a mí este tipo me cae bien.

  53. David dijo...
  54. Siniestro sujeto cuyo grotesco final creo que le hace acreedor de un premio Darwin a título póstumo.

  55. Aura dijo...
  56. Es la primera vez que visito este blog, y he llegado a través de la página de mi amigo Brujo.
    Este post me recuerda a ciertas vidas singulares que he reseñado, vaya, que he pensado, si lo hubiera descubierto antes lo habría escrito yo :)

    Un saludo.

  57. pakovich dijo...
  58. que no lo apuntan a los premios Darwin?

  59. Anónimo dijo...
  60. En una gran mayoría de casos una importante tribu de ignorantes mata al mensajero cargado los males que genera el progreso tecnológico en los creadores del mismo.
    En este caso concreto, un tipo que se baña en su propia porqueria para demostrar que es supuestamente inócua, con peligro de su propia salud, ocultando las consecuencias reales, con tal de que la máquina de billetes siga funcionando, demuestra bien a las claras su calaña y que, me temo, poco o nada le importaban las consecuencias si era barato y funcionaba, fuera CFC, plomo tetraetilo o lo que fuere.
    Los conservantes son malos, pero si no se emplearan ¿estarian dispuestos todos esos ignorantes a pagar lo que costarian los alimentos? ¿a pasar hambre, tal vez?
    El progreso tecnológico, en si mismo, lleva el pecado en su penitencia, pues lo crean seres humanos, que en un momento dado, son avaros, negligentes, soberbios, etc.
    Que la medicina cure es bueno, pero ¿es bueno para el conjunto de la humanidad la superpoblación subsecuente?
    En fin, amigos, un poco más de reflexión.
    En todo caso seria recomendable que avances del tipo de los que se comentan fueran sometidos a más controles antes de ser lanzados al sacrosanto mercado.
    Aberron, felicidades por tu página.

  61. Lord Lowis dijo...
  62. ¿Y no pudo haber enfermado de Polio antes de meter plomo en los combustibles? :-)

  63. Koji Kabuto dijo...
  64. Muy bueno el contenido de este blog. "Envidio" tus visitas ;)

    saludos,

  65. Irene Adler dijo...
  66. Me ha encantado volver a pasear por tu blog, Aberron.

    Muchas gracias por enseñarnos tantas cosas. Te linkaré... ;)

  67. neurotransmisores dijo...
  68. Cada uno recoge lo que siembra. Un saludo.

  69. Némesis dijo...
  70. Me acordé de este artículo hace poco, mientras pensaba en la terrible cantidad de animales que morían atropellados por todo tipo de vehículos. Me pregunté entonces si no sería el organismo más dañino de la Tierra aquel ser humano que inventó la rueda.

  71. Anónimo dijo...
  72. anonimo tiene razon yo jamas en la vida oí de ese libro y gracias a que lo lei ahora me entero..de eso se tratan los blogs me parece.. exitos Aberron!!!