Diez historias que quizá no conocías sobre la carrera espacial

21 noviembre 2007

1. El viaje de Ivanovich

A principios de 1961, poco tiempo antes del primer vuelo de Yuri Gagarin, los rusos enviaron al espacio una nave tripulada por un maniquí. El muñeco, llamado cariñosamente Ivan Ivanovich voló en dos ocasiones vestido con un traje espacial, aterrizando después sobre un descampado. Para evitar confusiones, llevaba un letrero en el casco con la palabra 'Maket' (maniquí). [1]

2. La cinta de la suerte

La cinta aislante ha sido una herramienta esencial en la carrera espacial. Los astronautas han recurrido a ella en las situaciones más difíciles. Gracias a la cinta 'americana', los tripulantes del Apolo 13 pudieron fabricar el filtro de aire que les salvó la vida. En 2001, el reglamento de la NASA para la Estación Espacial Internacional estableció que en caso de un brote de psicosis a bordo, debe usarse la cinta para inmovilizar al astronauta. [1] [2]
(Seguir leyendo) (In English)

3. Un pis por Gagarin

El 12 de abril de 1961, instantes antes de subir a la nave Vostok 1, a Yuri Gagarin le entraron ganas de orinar y tuvo que ausentarse unos minutos. Desde entonces, y en homenaje al pionero espacial, todos los cosmonautas rusos que inician una misión orinan en una rueda del camión que les lleva hasta la rampa de lanzamiento de Baikonur. El ritual se considera imprescindible para el buen término de la misión. [1]

4. El olor de la luna

Los pocos que han pisado la superficie lunar aseguran que tiene un olor muy particular, algo parecido a la "pólvora quemada". El astronauta Gene Cernan afirmó tras una caminata que en el interior de la nave olía “como si alguien hubiera disparado una carabina". Sin embargo, los kilos de muestras que los astronautas trajeron a la Tierra no huelen absolutamente a nada. Se cree que en nuestro planeta no se dan las condiciones para que el polvo vuelva a emitir su verdadero olor. [1]

5. La mayor distancia de la Tierra

El 15 de abril de 1970, la tripulación del Apolo 13 alcanzó el punto a mayor distancia de la Tierra en el que jamás haya estado ningún ser humano. Se encontraban en el lado más alejado de la superficie lunar, a 400.171 kilómetros de nuestro planeta. [1]

6. La hora del sándwich

El 23 de marzo de 1965 el astronauta John Watts Young introdujo a escondidas, en la nave espacial Gemini 3 de la NASA, un sándwich de chopped de ternera y lo compartió con su compañero Gus Grissom. La broma, aparentemente inofensiva, provocó un escándalo que obligó a la NASA a revisar sus normas de funcionamiento. Grissom se quejó porque no había mostaza. [1]

7. El efecto visión general

El 7 de febrero de 1971, el astronauta Ed Mitchell se encontraba de regreso a la Tierra cuando experimentó un extraño sentimiento de felicidad. De pronto, “vio a la Tierra y sus gentes y al resto de especies y sistemas como un todo sinérgico, integrado y unificado. Se sintió bien, en éxtasis”. Acababa de experimentar lo que los astronautas llaman efecto “visión general”. [1]

8. Los árboles de la luna

El astronauta Stuart Roosa, miembro de la misión Apolo 14, incluyó en su kit de objetos personales un cilindro metálico con más de 400 semillas. A su regreso, aquellas semillas de pinos, plátanos y secuoyas se plantaron en diversos lugares del mundo y fueron bautizadas como los árboles de la luna; los primeros y únicos que habían ido y vuelto de nuestro satélite. [1]

9. La mayor velocidad alcanzada por un ser humano

El 26 de mayo de 1969 los astronautas del Apolo 10 realizaron una de las maniobras de reentrada a la Tierra más difíciles de la historia espacial. Guiada por un ordenador prehistórico, la nave llegó a rozar los 40.000 km/h, la mayor velocidad alcanzada por el hombre, equivalente a Mach 36. [1]

10. Una luna en la tierra

En el año 1963, la NASA recreó en el desierto de Arizona un campo de cráteres casi idéntico al que los astronautas se iban a encontrar al llegar a la luna. Para obtener una réplica lo más realista posible se utilizaron imágenes de la superficie lunar a modo de plantilla y se modeló el terreno mediante explosiones controladas. Cada cráter debía tener el mismo tamaño y estar situado en el mismo lugar que el original. [1]

Ver también: Diez cosas que quizá no sabías sobre la Tierra

Aprovecho para informaros de que estoy reestructurando las categorías. Este artículo ha sido archivado en Astromanías

Si te apetece, menéalo

20 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. El hombre ironico dijo...
  2. Muy interesante la entrada, la verdad. Mañana voy a recomendarla en mi blog, en lecturas recomendadas.

  3. Anónimo dijo...
  4. Gracias por ese enlace aberrón, me ha hecho mucha ilusión ;-)
    Maikelnai

  5. aberron dijo...
  6. No, gracias a ti por la historia de la visión general, me pareció genial! :-)

    saludos

  7. Sergio Meza dijo...
  8. La aventura espacial de los sesenta se me hace prehistóricamente poética; todo fue hallazgo y reencuentro.

    El contraste de la distancia agreste del otro lugar distante, que somete a éxtasis y contienda al hombre es apasionante y de un tono asi irreal.

    Cajones arcaicos de dispositivos preliminares de idéntica naturaleza de aquellas cosas que hoy por hoy llevamos colgando de nuestro cuello.

    Suelo no comentar, pero este tema es uno de mis favoritos.

    Un abrazo.

  9. P.J.Cifuentes dijo...
  10. La de cosas que aprende uno leyendo tu blog. He leído toda la entrada esta mañana almorzando y me ha alegrado el día.

  11. Buceante dijo...
  12. Muy interesante! Algunas cosas las sabía, como lo del pis que hechan los cosmonautas, pero otras me resultan muy curiosas, especialmente lo del olor a polvora de la Luna... ¡No soporto el olor a polvora!

  13. dr_cooke dijo...
  14. Dos cosas: ¿La Terechkova y subsiguientes astronautas femeninas tb se ponen en cuclillas a la rueda del camión? Se les debe quedar el culo helado...
    y ¿como puede olerse la superficie de la luna? el traje espacial será estanco ¿no?

  15. XoRDy dijo...
  16. dr_cooke, se refieren al volver dentro de la nave y respirar otra vez ;)

  17. IRIS dijo...
  18. Pues la verdad, no las conocía, mmmmmmmmmmm, ya me contarás como sabías que no las conocía?¿?, jajajaja, muy buen post!!!
    Un saludo muy grande majete!!

  19. Anónimo dijo...
  20. Conozco esta página desde que en la página de Yonkis pusieron un enlace a tu artículo sobre el nivel 1 en la Antártida, y desde entonces no puedo parar de leer todos los días uno o dos artículos de tu página, me parece una de las mejores páginas que he visto en internet, ya que mucho porno, muchos videos graciosos del youtube, pero nada de cultura, y con esta página si que se puede decir ese dicho de "todos los días se aprende algo nuevo", así que enhorabuena!!

  21. Anónimo dijo...
  22. holaaa!!
    no se pero me imagino que lo del olor a pólvora sería de los motores del modulo de aterrizaje,tuvieron que chamuscar la superficie, ¿noooo?

    Sigue así Aberrón...pa lante.

  23. Olivier Boigandreau dijo...
  24. Enhorabuena por tu salida a TV, es bueno que haya programas en la pública que hablen de la Red, ya era hora de que algun medio hiciera más caso a la gente que al youtube:D, suerte, el enlace me lo comentó tu primo Diego, y por lo que veo tenía razçon: aquí hay mucho que ver y disfrutar. Hasta luego!!

  25. Olivier Boigandreau dijo...
  26. Así mismo te invito a visitar mi humilde blog onírico. Agur!

    pipasdecoco.wordpress.com

  27. el peatón dijo...
  28. ¿A qué huele la Luna? Ja ja, es genial, no se me había ocurrido nunca pensarlo... Otro gran post, gracias.

  29. Anónimo dijo...
  30. Que págüer que tienes, chaval!!

    besos

  31. pitote dijo...
  32. Jejjee que curioso todo!
    Sobretodo lo de los astronautas rusos meando en la rueda jejjeje para verlos :D

  33. Public Enemy dijo...
  34. Pues la tradición de la meada me parece de lo mas simpatica ;) Saludos

  35. Rafarsson dijo...
  36. Realmente interesante la entrada en general, no sabía que Grissom se dedicara a comer sandwiches en el espacio antes de entrar en el CSI Las Vegas, jejeje.

  37. Némesis dijo...
  38. La imaginación humana es poderosísima. No hace falta ir a la luna para gozar de los efectos de una 'visión general'.
    De hecho, debería ser asignatura obligada en todo el mundo. Los indios, para crecer como personas, se provocaban una 'visión general' mirando a través de los ojos de los animales.
    Verlo en directo desde la ventana de una cápsula espacial tiene que ser increíble... pero... ver toda la Tierra cuando salen a pasear fuera de la nave, tiene que ser in-su-pe-ra-ble.

  39. Anónimo dijo...
  40. genial!, la historia nº 6 me parecio graciosa, sobretodo lo que pone al final. Excelente blog por cierto.