Las cabañas abandonadas de Scott y Shackleton

31 marzo 2008

Sobre las estanterías han quedado las conservas de carne, repollo y los botes de cacao. El frío los ha conservado intactos durante casi cien años. Aquí y allá se amontonan las velas, los botes de harina y las latas de aceite para lámparas. Camino del Polo Sur, las expediciones encabezadas por sir Robert Scott y sir Ernest Shackleton dejaron estas provisiones con la esperanza de regresar algún día. Por circunstancias bien diferentes, ninguno de los dos pudo hacerlo. (Seguir leyendo) (English)

1. La cabaña de Sir Robert Scott

Situada en el lado norte del cabo Evans, en la Isla de Ross, la cabaña de Robert Scott fue el último lugar en el que él y otros cuatro compañeros se alojaron antes de partir hacia el Polo Sur. Murieron durante una tormenta meses más tarde, cuando regresaban del polo con la desolación de saber que Amudsen había llegado antes que ellos.

Cien años después, en esta cabaña perdida en la Antártida, algunas de las pertenencias de Scott y sus hombres permanecen tal y como las dejaron. Los camastros donde dormían o la mesa donde hicieron su última comida antes de partir hacia la muerte, siguen esperando en su sitio como si el tiempo no hubiera pasado.

En las estanterías hay galletas, botellas de licor y grandes reservas de sirope y mostaza. En el laboratorio improvisado por el fotógrafo de la expedición, hay unas cuantas fotos colgadas a secar, como esperando a que alguien les dé el visto bueno. Unos metros más allá, en la entrada de la cabaña, se conserva un cajón lleno de huevos de pingüino que los hombres de Scott recogieron con la intención de transportarlos a Gran Bretaña.

Exceptuando el breve paso de Shackleton por aquí (camino a su propia odisea) la cabaña ha permanecido abandonada durante años. En 1956, una expedición estadounidense decidió desenterrarla de la nieve y desde entonces, a pesar de que algunas personas se han llevado objetos como recuerdo, casi todo ha permanecido más o menos como estaba.

En los últimos años las autoridades neozelandesas y británicas han puesto en marcha un plan para evitar que este lugar histórico se siga deteriorando, ya sea por el paso de los visitantes o por la acción de los hongos, que están devorando algunas de las pertenencias dejadas por los expedicionarios.

2. La cabaña de Sir Ernest Shackleton

En enero de 1908, Ernest Shackelton emprendió la segunda de sus míticas expediciones antárticas con la intención de alcanzar el polo sur geográfico. Durante su larga estancia en la Antártida, los hombres de Shackleton construyeron una casita de madera en el Cabo Royds, unos 40 kilómetros al norte de la cabaña de Robert Scott.

En este lugar, la sensación de que sus inquilinos se acaban de marchar es aún más viva que en la cabaña de Scott. Las botas y la ropa de los hombres siguen colgadas de las cuerdas, hay restos de comida sobre una sartén y pedazos de pan sobre la mesa.

Cada uno de los rincones de esta cabaña esconde una pequeña historia, un detalle de la vida de aquellas personas que se jugaban la vida por alcanzar un sueño. Si uno se esfuerza un poco, puede encontrar alguna joya entre los bártulos congelados, como esta firma de Shackleton sobre una de las cajas.

Al igual que la cabaña de Scott, este lugar está incluido en la lista de World Monuments Watch, como uno de los patrimonios culturales que podrían perderse en breve si no se hace un esfuerzo para conservarlos. El plan de recuperación consiste en la restauración de las cabañas, que están muy dañadas por el peso de la nieve, y la restauración y sustitución de muchos de los objetos, que ya están siendo trasladados.

Más: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ver también: El hombre que miraba los hielos

Archivado en Abandonos

Si te gustó, menéalo.

25 Respuestas (Deja un comentario)

  1. Mariscal de Campo Erwin Rommel dijo...
  2. Como siempre, Aberron, eres el mejor. Gracias por hacernos pasar tan buenos ratos. Un saludo y sigue así. Nunca dejes de sorprendernos.

  3. aberron dijo...
  4. Gracias, rommel. En realidad el que no para de sorprenderse soy yo, por eso supongo que esto sigue funcionando. Saludos :-)

  5. DarkSapiens dijo...
  6. Justo ayer leí sobre ellas en el libro "Los Marcianos", de Kim Stanley Robinson, un conjunto de relatos que amplían la Trilogía de Marte. Vaya una casualidad.

    Me ha encantado encontrarme con la información aquí hoy, gracias!

  7. grenshep dijo...
  8. A principio de año leí un libro que relataba y comparaba las expediciones de Amudsen y Scott.

    Esto es la guinda del pastel!

    Felicidades Aberron!

  9. Actividad Teocratica dijo...
  10. Aberron reitero la opinion del mariscal, creo que tu blog es el mas interesante entre mis feeds. Muchas gracias por el esfuerzo que haces. Sigue asi, nosotros estaremos a este lado, leyendote.

  11. zaharen dijo...
  12. Impresionante, soy asidua lectura de tu blog y creo que este es el post que más me ha sorpredido (y mira que es difícil, todas las historias que cuentas son sorprendentes). ¡¡¡Enhorabuena por tu blog!!!

  13. Doctor Fronkonstein dijo...
  14. Impresionante el artículo y las fotografías donde parece que se haya detenido el tiempo durante un siglo.

    Felicidades por esta entrada y por tu blog en general.

    Saludos.

  15. Alon dijo...
  16. Este tipo de post son de mis preferidos, como lo bordas Aberron

  17. Carlos dijo...
  18. Me encanta tu blog, de lo mejor en la red, tengo unos meses siguiendolo, sigue asi dandonos en que perder el tiempo

  19. Bb dijo...
  20. Excelente. Tan solo quizás puntualizar que no solo fueron Scott y otros cuatro al Polo; esos fueron los que murieron. El grupo era más numeroso e iban regresando a medida que los campamentos de provisiones se iban creando. Solo hasta última hora se supo quiénes iban a formar parte del grupo del polo (que en principio iban a ser 4 incluyendo a Scott y no 5 como fue al final). Con Scott inicialmente fue Apsley Cherry-Garrard, autor de "El peor viaje del mundo" que os recomiendo encarecidamente.

  21. aljorista dijo...
  22. increíble el zulo, desprende historia por todas las esquinas

  23. Anónimo dijo...
  24. He descubierto tu blog recientemente, por recomendacion de una amiga...y la verdad, desde entonces estoy enganchadisima...creo que me he leido ya todos tus articulos!!!
    Mi mas sincera enhorabuena, todos muy interesantes, solo puedo decir que me encanta. Estoy entusiasmada.
    Gracias!!sigue así

  25. Indira dijo...
  26. Magnífico artículo y fantásticas imágenes. Como opina zaharen, es uno de los post de tu blog que más me ha impresionado ¡Enhorabuena!

  27. Train dijo...
  28. Es como viajar en el tiempo, ó lo que cualquier arqueólogo soñaría encontrar. Yo también oí hablar de Fogonazos y lo sigo desde hace un par de meses, que sean muchos mas.

  29. Javier dijo...
  30. Sabía lo de la cabaña de Scott, pero no la de Shackleton. De éste último hay una exposición itinerante que quien pueda verla no debe perderse, las fotografías a gran tamaño del Endurance en el hielo de noche son sencillamente mágicas.

    Un gustazo ojear tu blog. Gracias por esos momentos.

  31. Anónimo dijo...
  32. ey aberron, en este blog te han homenajeado y todo!!!
    http://losreyessonlospadres.blogspot.com/2008/04/cuando-las-cataratas-del-niagara-se.html

  33. Anónimo dijo...
  34. Mecano hizo una canción hablando de esta aventura.... HEROES DE LA ANTARTIDA.

  35. eldiariodeparadox dijo...
  36. Sensacional Aberrón, increíble su estado de conservación pese a los años transcurridos. Ver las fotos es como un viaje al ayer.

  37. The Masterchief dijo...
  38. Saludos desde Mexico, Aberron, su blog es el mejor, diario lo visito, siempre logra sorprenderme.

  39. Manurhill dijo...
  40. Gran post, un pedazo de historia que se mantiene en pie un siglo después. Felicidades.

  41. Anónimo dijo...
  42. A!!!!NECESITO MAS ARTICULOS!!!QUE ENGANCHE.


    mAtI

  43. Martí dijo...
  44. Saludos Aberron,

    Hace mucho que soy asiduo lector de tu blog, pero hasta ahora nunca había comentado.
    Como siempre: genial. Tu sabes ver la vida "de lado", desde donde se ven estas cosas que pasan desapercibidas ante las miradas planas de la mayoría, y esto es maravilloso, y aún más que lo compartas con todos nosotros, que disfrutamos aprendiendo cada día un poco más sobre esta existencia que aún hoy en día, contra todo pronóstico, es capaz de sorprendernos.
    Sigue así y adelante!

  45. Anónimo dijo...
  46. es impresionante el estado en ke se conservan las cabañas...realmente no parece haber pasado el tiempo x ellas.

  47. Mikel dijo...
  48. Me uno a la recomendación del libro de Cherry-Garard, EL PEOR VIAJE DEL MUNDO, y también el de Roland Huntford, EL ULTIMO LUGAR DE LA TIERRA, ambos fascinantes, seas aficionado al tema o no!

  49. Charrua dijo...
  50. me encanto , acabo de leer el libro de shackleton y esto me hizo revivir los relatos de este gran explorador..
    Saludos