Galileo en la montaña rusa

15 abril 2009

Han pasado más de cuatrocientos años desde que Galileo, según se cuenta, se pusiera a lanzar bolas de cañón desde la torre de Pisa. Para sorpresa de los curiosos, las bolas caían a la vez a pesar de tener distinto tamaño, lo que demostraba un principio fundamental de la Física sobre la caída de los cuerpos: que la gravedad los atrae con la misma aceleración sea cual sea su masa.

Para visualizar este hecho, se han realizado todo tipo de pruebas. En agosto de 1971, por ejemplo, los astronautas de la misión Apolo 15 dejaron caer una pluma y un martillo sobre la superficie de la Luna y demostraron ante las cámaras que en ausencia de rozamiento, aquella ley se cumplía de forma aún más evidente (ver vídeo). Algunos años después, un equipo del History Channel se propuso demostrarlo de una forma casi igual de original: utilizando una montaña rusa y poniendo a un tipo algo chiflado en su interior.


Aunque en algún momento del vídeo se habla de “ausencia de gravedad”, lo que ocurre (y también lo aclaran) es precisamente lo contrario. En los momentos en los que parece flotar, la pelota está cayendo a la misma velocidad que los ocupantes de la montaña rusa hacia el suelo, atraídos por la inexorable gravedad. Una forma un poco rebuscada, pero muy visual, de demostrar que Galileo tenía razón.

Vía: Canal ianuaStella (Youtube)

16 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. dezaragoza dijo...
  2. Viva la física divertida. A ver si con eso se atrae a mucha más gente a la razón y la ciencia y los aleja finalmente de la superchería y el control de las sectas religiosas...

    Por poner un ejemplo ahí te dejo un video (procura tener bolsa para los vómitos):
    http://www.youtube.com/watch?v=84SHIsEGKpQ&NR=1

    (perdón por la impertinencia de poner un video indigni como este en un post de dignísima ciencia como este, pero es una interesante contraposición entre la sencillez de la verdad y lo farragoso de muchas mentiras).

  3. Amio Cajander dijo...
  4. Pero si lo de la luna fue un montaje seguro que el martillo y la pluma tenían un hilito. :P

  5. Anónimo dijo...
  6. Esto... eso de que la gravedad atrae por igual a los cuerpos sea cual sea su masa, como que no. Una cosa es que la diferencia de masa entre una bola de cañón pequeña y otra grande frente a la masa de la tierra sea despreciable, y otra es que la gravedad las atraiga por igual.

    Un poco de rigor, por favor.

  7. Fernando dijo...
  8. Curioso experimento.

    Lo cierto es que si Galileo hubiera tenido la oportunidad de tirar las bolas desde la suficiente altura habría comprobado que el rozamiento del aire impide que caigan a la vez... no sé si eso le hubiera inducido a error o por el contrario lo hubiera atribuido al rozamiento.

  9. Miski dijo...
  10. Caen con la misma velocidad, pero las fuerzas con que son atraidas son diferentes, a más masa más atracción; la gravedad es la misma porque no es una fuerza sino una aceleración.
    Un saludo.

  11. aberron dijo...
  12. Gracias por el matiz, efectivamente estaba mal explicado. Saludos

  13. Aloisius dijo...
  14. Perdón por ser tan tiquismiquis, pero sigue estando mal explicado, o al menos la elección de las palabras "principio fundamental de la física" es bastante poco acertada. He escrito un post al respecto.

  15. aberron dijo...
  16. #7 También llevas razón en ese matiz. Debería haber elegido más cuidadosamente mis palabras, quizá lo escribí con demasiada prisa. Gracias por vuestras aportaciones, no tengo inconveniente en corregir y en aclararlo cuantas veces sea necesario. Saludos

  17. Nacho, el lirón dijo...
  18. El experimento de Galileo (de producirse) jamás pudo dar el resultado esperado. Lo que sucedió fue que los elementos de medida utilizados (el ojo humano) era lo suficientemente impreciso para no captar el error.
    Y a quien diga lo contrario, le reto al mismo experimento al que reté a mi profesora de Ciencias de EGB. En vez de una bola de madera y una bola igual de hierro, cojamos un globo hinchado con helio y objeto de idénticas dimensiones fundido en plomo. Y ahora soltémoslos desde la torre de Pisa, a ver qué pasa...
    Otra cosa es hacerlo sobre la Luna, donde la ausencia de atmósfera elimina el principio de Arquímedes y no el rozamiento, efecto este que ya eliminaba astutamente Galileo con dos esferas idénticas.

  19. aberron dijo...
  20. #9 Como bien explican en el primer enlace :-)

  21. Fernando dijo...
  22. Nacho: No sé si entiendo bien tu mensaje... aunque las dos bolas que tirase Galleo fueran iguales en tamaño y con identico tipo de superficie (con el fin de intentar igualar el efecto del rozamiento) la más pesada siempre va a caer antes (despreciando el principio de arquimedes que en este caso es ínfimo).

  23. Lord Vyzarro dijo...
  24. los dilemas eternos que se plantean sobre la gravedad, excelente nota, saludoss!!

  25. Kike dijo...
  26. Cuando era pequeño había una atracción de feria que en mi ciudad se llamaba barco vikingo, en él había unas jaulas donde no tenías que ir agarrado. Siempre que los cafres que solían montarse te lo permitieran era una gozada saltar (a modo de pelota de tenis) en el punto más alto y flotar durante dos segunditos. La sensación es realmente la de que no hay gravedad. Si os encontrais esa atracción, no os lo perdais.

  27. Acertadamente dijo...
  28. Ese experimento de Galileo parece funcionar sólo gracias a una ilusión óptica, sólo faltaría que siguiéramos en la ciencia en el siglo XVII, parece mentira en un blog tan puntero. Un punto en contra. Que no se repita.

  29. aberron dijo...
  30. #14 A mí también em gustaría que leyeras los enlaces del texto y supierais interpretar lo que se dice con inteligencia. Un punto menos para tu comentario. Que no se repita.

  31. Cabeza tuna dijo...
  32. Aberro yo te felicito por el post, la idea del mismo queda más que clara, la montaña rusa se llama superman y el experimento ya habia aparecido hace varios años en el extinto programa "Mecanica popular para niños".
    Saludos y felicitaciones como siempre.