La IIGM también se ganó por los "puños"

02 junio 2009


“En la II Guerra Mundial, los británicos reunieron a millares de los denominados interceptores (sobre todo, mujeres), cuya labor consistía en sintonizar día y noche las transmisiones de radio de las distintas divisiones del ejército alemán. Desde luego, estas transmisiones estaban codificadas, al menos al principio de la guerra, de modo que los británicos no podían entender lo que decían. Pero no importó mucho, en realidad, puesto que a los interceptores les bastó con escuchar la cadencia de las transmisiones para, en poco tiempo, empezar a distinguir los “puños” o estilos personales de los operadores alemanes y, con ello, algo casi igual de importante, a saber quién las enviaba. “Si se escuchan los mismos códigos de llamadas durante un tiempo determinado, se empieza a reconocer que hay, por ejemplo, tres o cuatro operadores en la unidad en cuestión, que trabajan por turnos y que cada uno tiene sus propias características”, afirma Nigel West, un historiador del ejército británico. … (Seguir leyendo)

Los interceptores idearon descripciones de los “puños” y de los estilos de los operadores a los que estudiaban. Les asignaron nombres y configuraron unos perfiles muy detallados de sus personalidades. Una vez identificaban la persona que enviaba el mensaje, los interceptores localizaban la señal. Eso significaba más información. Así sabían que estaba allí. West continúa: “Los interceptores llegaron a conocer tan bien las características de transmisión de los telegrafistas alemanes, que prácticamente podían seguirlos por toda Europa, dondequiera que estuviesen...

Supongamos que hubiera un radiotelegrafista en concreto en una unidad determinada que transmitiera desde Florencia. Si tres semanas más tarde reconocías a ese operador, y en esta ocasión se encontraba en Linz, podías deducir que la unidad se había trasladado al norte de Italia hacia el frente oriental. O sabías que cierto telegrafista pertenecía a una unidad de reparación de tanques y que todos los días transmitía a las doce en punto. Pues bien, si tras una gran batalla se le escuchaba a las doce, a las cuatro y a las siete, se podía deducir que esa unidad tenía mucho trabajo. Y en un momento de crisis, cuando alguien de rango superior preguntaba: “¿Tenéis la certeza absoluta de que este Fliegerkorps de la Luftwaffe [escuadrón de las fuerzas aéreas alemanas] está a las afueras de Tobruk y no en Italia?”, podías responder: “Sí, ése era Óscar, estamos totalmente seguros”.

Malcom Gladwell, Inteligencia Intuitiva.
¿La meneas?

17 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. SR. NARANJA dijo...
  2. El ingenio no tiene límites

  3. Fernando dijo...
  4. ...y la paciencia tampoco.

  5. Versi dijo...
  6. Paciencia, sobre todo lo que no tiene límites es la paciencia!

  7. cero91 dijo...
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
  9. Rafauskiv dijo...
  10. Lo he enlazado en la página de URE

  11. Orayo dijo...
  12. Increible. Yo soy mas de la opcion de paciencia (infinita) que de la de ingenio.

  13. aberron dijo...
  14. #4 Lo siento, pero para ser justos no puedo permitir el spam, aunque venga acompañado de alabanzas. Gracias por poner el enlace, tienes un blog interesante. Si queréis que vea vustro blog me mandáis un coprreo, que si no esto termina convertido en un tablón de anuncios.

    Por cierto, os informo de que a partir de ahora los comentarios en Fogonazos están moderados. Para que os ahgáis una idea, en esta entrada, de diez o doce comentarios que han llegado casi la mitad era spam. Lo siento en el alma, pero estoy harto de borrar comentarios basura.

    Saludos :-)

  15. anonetoy dijo...
  16. Qué tal. ¿Podrías decirme cómo hago para poner el "Geofogonazos" que indica la ubicación geográfica de tus lectores? Me interesaría colocarlo en mi blog.

    Saludos desde Uruguay.

  17. poemas dijo...
  18. Que diferencia a la computadora de hoy que automaticamente graba los sonidos e imagenes, aunque creo que los humanos continuamos siendo mucho mas inteligentes que la computadora :-)

    Saluditos!

  19. dezaragoza dijo...
  20. ¿Y eso no se puede utilizar para IA?

  21. Juan Garberi dijo...
  22. Recomiendo el luibro, Los códigos secretos de Simon Singh, donde se detalla en amplio sobre el análisis de tráfico, el manjeo de la maquina enigma, el trabajo de los pulsos, y la criptología en general desde el medioevo hasta la codificación cuantica.

    Excelente artículo, gracias por publicarlo!.

  23. cristina dijo...
  24. me imagino el cursillo rapido de aleman que harian estas personas...a saber la de horas el dia que pasaban con los cascos puestos.

  25. Harry dijo...
  26. cuantas horas tenian que haber estado escuchando para darse cuenta de los puños?
    bendita paciencia!!!

  27. Miski dijo...
  28. Alucinante lo que hacen la necesidad y el ingenio. Buena historia.
    Un saludo.

  29. rickblogblog dijo...
  30. la verdad la segunda guerra mundial demostro la garra de la gente por superar un mal comun es sorprente el espiritu de muchos de superacion y de trabajo por la libertad

  31. Carlos dijo...
  32. Cristina: Los alemanes codificaban sus mensajes con la famosa máquina enigma, lo único que "oían" los operadores eran series de letras sin sentido hasta que se descodificaban. Así que les daba lo mismo que transmitiesen en alemán que en chino...

    El espionaje y contraespionaje de la segunda guerra mundial tiene anécdotas muy curiosas, ayer mi hermano, que es profe de estadística, me contaba un par muy interesantes.

  33. mazorko dijo...
  34. La capacidad de adaptación que tiene el ser humano, ante situaciones adversas nos moldemaos increíblemente.

    Mis vacaciones va a ser una ruta por Normandóa, me encanta esta temática.

    saludos