Cazadores de virus

01 septiembre 2011

Imagen: GVFI

Caminan a través de la selva. A sus espaldas cargan varios monos que acaban de capturar y de cuyas heridas aún mana la sangre. Cualquier corte abierto en la piel, en las manos de estos cazadores cameruneses, podría facilitar un intercambio de fluidos entre las dos especies. Ya ha sucedido otras veces. Una cepa de virus del primate podría saltar al cazador, extenderse al resto de habitantes de su aldea y de ahí a una gran población, quizá al resto del mundo. Ébola, VIH, SARS…, todas han llegado hasta nosotros por un proceso parecido.

Pero estos cazadores han tomado precauciones. Saben del peligro y no solo lo evitan, sino que llevan unos filtros con los que toman muestras de sangre de cada animal capturado. Su caza tiene dos objetivos: los propios monos y los virus en su sangre. Las muestras servirán para detectar amenazas y frenar un posible salto de especie. Ellos son el primer eslabón de la Iniciativa para la Predicción Global de Virus (Global Viral Forecasting Initiative), una red que persigue detectar la próxima epidemia letal antes de que se cobre millones de vidas.

Podéis seguir leyendo el artículo que hemos escrito este mes para la revista Quo en: Cazadores de virus (Quo)

3 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. Bueno, como aquí no me conoceis e igual no captais la ironía, os diré que esto es un compendio de lo rebuznos que oigo habitualmente sobre estos temas xd xd por cierto muy buen artículo.

    "Eso es mentira, es como toda esta tontería de la gripe aviar, todo el rato amenazando amenazando y que yo conozca nadie se ha muerto de gripe aviar.

    Esto son todo milongas de la FAO-OMS que realmente es una organización opresora del pueblo destinada a reducir la población y mientras tanto tenerla sometida bajo su yugo de hierro, obligándonos a comer vitaminas (alquien ha visto alguna vez una vitamina ¿eh? ¿alguien la ha visto? ¿como se van corriendo del zumo de naranja? Anda yaaaaaaaaaa.... las vitaminas solo están en las cosas naturales que son naturalmente sanas) y vacunas que realmente provocan terribles enfermedades como la esclerosis múltiple en los niños.

    Como la milonga del SIDA hoygan. Que no os engañen. No hay tal virus. O al menos yo no lo he visto. Es todo un invento de las farmaceuticas, a mi me han contado de uno que haciendo feng shui y meando en un plato sin salirse mientras entona el Amanga Ranga se le ha curado.

    El Ébola... como si no lo hubieran inventado ellos. ¿Intercambio de fluidos con un mono? ¿Que son los katangueños, zoofílicos? ¡ES TODO CULPA DE LA CIA!

    Nos mienten. No os dejeis engañar. Yo me voy por mi gorro de papel de plata.....

  3. Anónimo dijo...
  4. Hubo un periodista, no recuerdo su nombre, que buscó los orígenes del sida cuando aun no había ninguna teoría seria sobre ellos. Siguió la pista hasta Äfrica, y encontró que el virus provenía de unos monos cuyo plasma se utilizaba, como suele hacerse, para mantener vivos los anticuerpos de cierta vacuna para una enfermedad menor. Esa vacuna había sido probada en un montón de niños africanos, y ahí comenzó la epidemia. Fue la experimentación y la mezcla de sangre de monos con anticuerpos en condiciones antinaturales, de experimentación y laboratorio, la que provocó la mutación de un provirus de mono, que nada malo hacía en los monos. La industria farmacéutica perdió en un incendio "casual" la mayoría de la información sobre la vacuna que se pretendía hacer. Luego extendió el bulo, con una parte de verdad, de que el sida se podía extender a base de comer carne asada de mono, cuando en el mono, el virus del sida es un gen de los no usados, un gen móvil o vierus endógeno, que no puede pasar al genoma de ningún depredador si no es en un laboratorio

  5. Anónimo dijo...
  6. Muy buen artículo, el único fallo que le veo es que en Camerún las leyes federales prohiben cazar monos y las penas de carcel son durísimas. Por lo tanto es dificil que promuevan por la televisión/radio local la campaña de algo que va contra la ley.

    Todo lo demás es absolutamente cierto tal y como me contó de primera mano el guía que la semana pasada me llevó por Reserva Natural de Mefou en Camerún precisamente.

    Un saludo