Abrazadas para la eternidad

21 junio 2012




A las tortugas de la imagen les sorprendió la muerte hace 47 millones de años mientras se apareaban. La de la izquierda, más grande, es la hembra, y ambas se hundieron en las aguas del lago Messel hasta llegar a una zona sin oxígeno. Sus cadáveres, y los de otras ocho parejas, quedaron impregnados en la roca y permanecieron allí durante millones de años. Sus fósiles proporcionan ahora una valiosísima información.

Leer más: Abrazados para la eternidad: un coito de 47 millones de años

0 Respuestas ( Deja un comentario )

Publicar un comentario

Debes esperar a que tu comentario sea APROBADO. No se admitirá el spam ni las descalificaciones.