Esther, un caso de agnosia visual

02 octubre 2012


Esther puede ver las cosas que tiene delante de los ojos: distingue formas, colores, números y letras, pero su cerebro no es capaz de interpretarlos. Es uno de los ocho únicos casos de agnosia visual que se conocen en el mundo, un trastorno neurológico que le provocó una meningitis. Como dice su médica, "sus ojos hablan un idioma y su cerebro otro". Un caso fascinante del que me habría encantado escribir, pero que ya han cubierto estupendamente otros compañeros. Os recomiendo leer la pieza publicada hoy en El País y ver el vídeo que se emitió hace unos días en el Telediario.

Para saber más: “A mi novio solo lo reconozco por su perilla y por su voz (El País)

4 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Un Paracaidista dijo...
  2. El director de cine Joaquim Jordà tenía igualmente agnosia y su último documental, "Más allá del espejo" –en el cuál participó Esther–, es precisamente sobre ello.

  3. Nagore Lozano dijo...
  4. Hola! Hace unos tres años tuve la suerte de ver un documental: "mas alla del espejo" dirigido por Joaquin Jorda. Donde Laura es la protagonista. Me impacto muchisimo todo. Soy fotógrafa y la película me hizo plantearme muchas cosas. Os la recomiendo.
    http://www.youtube.com/watch?v=LdGte58egEE

    Gracias por hacer una pagina tan interesante todo esto es BRUTALLLL!!
    ECHO EN FALTA ALGUANA ACTUALIZACIÒN EN ABANDONOS ;)

    Saludos!
    Nagore.

  5. matutino dijo...
  6. Es un caso igual al que da título al famoso libro de Oliver Sacks, "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero". Muuy interesante, sobre todo las reflexiones a las que nos lleva sobre capacidades poco atendidas como es la de reconocer un objeto o una escena al completo, integrada, y no solo sus partes.

  7. Patricia y Maria 4ºA dijo...
  8. Qué enfermedad tan curiosa, parece increíble que no sea capaz de recordar cosas que acaba de ver.
    Es la primera vez que oigo hablar de este problema, lo que creo normal teniendo en cuenta que se da en muy pocas personas en el mundo.
    Sería interesante que los neurólogos intentaran encontrar una solución para Esther y el resto de personas con su mismo problema. Esto se convertiría en un avance que marcaría la historia de la medicina y, desde luego, en una alegría para todos los que padecen esta enfermedad, que se encuentran, como dice el reportaje, ciegos sin serlo.

    Patricia Enríquez 1ºF