Hay vida más allá de Punset

27 enero 2014

"Dicen los que le conocen que Eduard Punset está cansado. Tanto, que después de 18 años al frente de Redes es posible que se aleje un tiempo de la primera línea. La última vez que coincidí con él, en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, también lo encontré muy cansado. Al final de la jornada, una azafata se le acercó en el avión y le pidió consejo para un familiar que estaba gravemente enfermo y para el que no encontraban cura. La mujer se dirigía a Punset en un acto de desesperación, como quien acude al sabio de la montaña, ese tipo de pelo blanco que sale por la tele y lo sabe todo. Y Punset sacó fuerzas para estar a la altura de su personaje".

Leer mi columna de opinión en eldiario.es: Hay vida más allá de Punset

7 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. Bueno, cada cosa en su sitio, Punset ahora es como bien se dice en el artículo una figura que ha ido derivando y cambiando. Pero cuando empezó, ¿quién hacía el papel de divulgador en spain?. Posiblemente el error es que en este país se hacen ídolos y nos quedamos ahí. Y no dejamos, al estilo dogma, que nadie más pise ese terreno.
    Ahora Punset está perfectamente retratado en tu artículo. Pero, ¿sucederá lo mismo con la oligarquía de divulgadores que conocemos ahora? . Pues puede ser que si. El rigor científico es también la apertura a la discusión y no al dogmatismo y corporativismo o ese principio de autoridad que se le da a algunos de vosotros en algunos medios.
    En los 18 años que han pasado desde ese inicio, las personas estamos mejor formadas, por eso casi nadie se fuma ya a Punset al estilo Ramón Sánchez Ocaña, que no era médico y le pedían consejo.
    Los divulgadores de ahora, bien periodistas o científicos, debéis tener en cuenta que cuando se os cuestiona en la red, o se pretende abrir una discusión, cerrar filas.... suena a eso, a magia.
    Y para que veáis que aunque inconsciente se sigue la misma fila, empieza a rellenarse el cuadrante de los que lleváis con blog un tiempo y ahora sacáis libros. Todo se transmite, y no siempre consciente, hay que dar la bienvenida a la autocrítica.
    salud
    JuanR

  3. Antonio Martínez Ron dijo...
  4. #1 Juan R. No entiendo nada de la parte final de tu mensaje :)

  5. Kikiricabra dijo...
  6. Yo tampoco entiendo a JuanR.

    Estoy muy de acuerdo con el artículo. La deriva al mundo de las emociones guais pone un broche feo al gran recorrido divulgativo realizado. Por mi parte, le debo el haberme dado a conocer a muchas de las mentes más brillantes de nuestro tiempo y que posteriormente he podido conocer con mayor profundidad.
    El mundo de la divulgación es difícil, creo que hay muchos y muy buenos lugares y divulgadores en España, Antonio Martínez es genial ejemplo, pero están sembrando en un terreno árido del carajo.

    Un saludo

  7. Aitor Jaén Sánchez, Psicólogo dijo...
  8. Aberrón, hay una cuestión relativa a las emociones que considero has expuesto con algún matiz erróneo en el artículo, y es la relativa a que "[...] se mueve en territorios escurridizos, como el de las emociones, donde buena parte de lo afirmado se basa en la mera subjetividad [...]"

    Las emociones son estudiadas de forma científica y rigurosa en psicología, medicina, etc... como fenómenos y reacciones del cuerpo y de la mente cuantificables y por lo tanto, sometibles al método científico. Y ahí no cabe más que metodología científica y algo de subjetividad, por eso de que jamás dejamos de ser sujetos.

    Saludos y gracias por tu enorme labor, eres todo un ejemplo a seguir.

  9. Antonio Martínez Ron dijo...
  10. Llevas razón, Aitor. está muy mal explicado. Me refiero a que se mueve en terrenos donde lo que afirma no está demostrado o es difícilmente demostrable. Hay psicología seria, desde luego, lo que no es serio son algunas interpretaciones fantasiosas.

  11. Anónimo dijo...
  12. No sabes como agradezco esta entrada.
    He pasado muchos años solo diciendo que Punset era un desastre para la divulgacion cientifica.
    Ha tenido frente a frente a la nomina de los mejores cientificos de todas las ramas y habia que sufrir la verguenza ajena de verle hacer preguntas ridiculas que, a veces, eran recibidas por su interlocutor con una sonrisa o una mirada condescendientes. Como dice otra persona por aqui, la cosa se volvia interesante cuando el cientifico iba a su bola y contestaba lo que le parecia sobre su campo. Entonces se veia a Punset mas perdido que una cabra en un garaje y como seguia a su bola.
    No se puede basar la divulgacion cientifica en la imagen de cientifico distraido y entrañable de este señor, que como finalmente se ha visto, de cientifico, poco.

    De lo de la hija prefiero no opinar.

    Que disfrute de su muy bien merecido descanso y que deje la divulgacion cientifica en mano de quien si sepa algo de ciencia.

    Pd: ni soy cientifico, ni trabajo en nada relacionado con la ciencia, solo un espectador aficionado a la ciencia.

  13. Aitor Jaén Sánchez, Psicólogo dijo...
  14. OK, Aberrón. Creo entender que haces referencia a que a veces hay interpretaciones arbitrarias de ciertas personas sobre las emociones que caen en el terreno de la subjetividad y, por ello, están fuera de la ciencia, ¿cierto?

    Ahora bien, la psicología estudia las emociones como fenómenos con elementos positivos y, por ello, cuantificables/medibles como pueden ser la tasa cardiaca, la conductancia eléctrica de la piel, cambios hormonales, etc.

    La emoción no es un campo subjetivo arbitrario, es un campo subjetivo en el que ese sujeto construye su realidad desde un punto de vista fenomenológico y aprehendible desde la psicología científica. Esto ya lo refería Skinner hace décadas, antes de que se supiera o pudiera comprender lo que decía.

    Pero hoy ya se ha descifrado esa clave y de hecho se aplica con gran resultado en ciencia y en psicología terapéutica (uso este apellido para huir del término "psicoterapia")

    El sujeto construye su mundo con un sistema verbal que determina unas reglas que no son reales, pero "se parecen" a lo real. Lo importante entonces es descifrar cómo está actuando ese sistema verbal y reorientarlo hacia las metas valiosas de esa persona.

    Eso es ciencia, porque en todo ese proceso se generan constructos medibles y cuantificables.

    Como referencia científica, tenemos el enfoque ACT de Aceptación y Compromiso, o la teoría de los constructos personales de Kelly (Si quieres profundizar puedo darte estudios y metaanálisis concretos, que omito por no llenar más espacio)

    Saludos