El caso de los cerditos que vivían sin sangre

03 marzo 2014


La siguiente historia es como un capítulo de la serie "House". Ocurrió hace unos días en el hospital de Castellón y empieza así:

La historia de Ramón [nombre ficticio] comienza hace unos días con un fuerte dolor en el muslo de la pierna derecha. Ramón tiene 60 años y es una persona sana. Permanece en activo, hace deporte habitualmente y no presenta síntomas de ninguna enfermedad. Los médicos del hospital general de Castellón, donde le atienden, le hacen una radiografía, una ecografía y un análisis de sangre. Todo parece normal, pero el paciente refiere un dolor insoportable en la pierna, de modo que le dejan en observación para ver cómo evoluciona. Y no tienen que esperar mucho para empezar a ver los cambios. En pocos minutos el muslo empieza a transformarse delante de sus ojos. Pronto está hinchado y cubierto de manchas rojizas. Cuando le repiten la radiografía, a las pocas horas de su llegada, Ramón tiene gas bajo la piel, de la rodilla hasta la cadera.

Por favor, leedla en: La bacteria que no aguanta la presión y los cerditos que vivían sin sangre (Next)

1 comentarios :

  1. Francisco de Paula dijo...
  2. Brutal y escalofriante.

    Buen artículo, sí señor.