El gusano que quería ser serpiente

07 abril 2014


Recuerdan hoy en el magnífico blog "Why evolution is true" tres casos asombrosos de camuflaje y mimetismo, entre los que se encuentra el de esta increíble oruga, Hemeroplanes triptolemus, que en la fase de larva se hace pasar por una serpiente.

Ya los describía mi compañera América Valenzuela en Quo hace un tiempo:
Estos animales viven en el centro y sur del continente americano. Su aspecto habitual, cuando están tranquilos, es de lo más vulgar. No miden más de 85 milímetros de longitud y son de color verde y marrón apagados. De esta guisa pasan los días comiendo hojas de las plantas del género Fischeria, sus favoritas.

La transformación sucede cuando se sienten en peligro. Entonces hinchan el final de su cuerpo y en un santiamén adquieren el asombroso aspecto de ofidio. Para ganar realismo balancean la falsa cabeza de serpiente con actitud amenazante. Este método de defensa, en el que animales inofensivos imitan a otros peligrosos, se llama mimetismo batesiano.
El mimetismo llega a ser realmente inquietante. Fijaos en este vídeo que he encontrado por ahí de la criatura:




Si queréis ver otros casos de mimetismo sorprendentes, no dejéis de ver la polilla que parece una ilusión visual y la araña que parece una linda mariquita.

0 Respuestas ( Deja un comentario )

Publicar un comentario

Debes esperar a que tu comentario sea APROBADO. No se admitirá el spam ni las descalificaciones.