Cómo reconocer el cerebro de un enemigo infiltrado

31 julio 2014


El Departamento de Defensa de EEUU está invirtiendo grandes cantidades de dinero en investigación en neurociencia. Además del proyecto para desarrollar un neuroimplante que permita recuperar la memoria de los militares afectados por traumatismos, el Gobierno ha encargado recientemente el desarrollo de una tecnología que permita distinguir a un soldado leal de un enemigo infiltrado. El sistema está pensado para disminuir el número de ataques que se producen desde dentro, un problema que ha afectado a los estadounidenses especialmente en Afganistán, donde en la última década han muerto 60 soldados por ataques internos.

Seguir leyendo en: Cómo reconocer el cerebro de un enemigo infiltrado (Neurolab)

1 comentarios :

  1. Espartaco dijo...
  2. Ron, te entusiasman demasiado las aplicaciones militares de la ciencia, los autómatas que algún día correrán tras de nosotros en las manifestaciones, los implantes que nos "restaurarán" el cerebro, y las medidas de seguridad para que los drones maten a quienes deban matar. Esa falta de sentido moral en la ciencia hace que la gente la vea con resquemor. Desde tiempos de Sajarov, ningún científico ha objetado la creación de armas o venenos, y hace ya mucho tiempo de aquello.