Los monos que no olvidan a sus leopardos

24 julio 2015

monoverde2


Muchos de los animales que viven en grupo han desarrollado mecanismos para avisarse unos a otros del peligro. Los más sofisticados, como algunos monos de África, tienen llamadas identificativas para cada peligro; el aullido para advertir de la presencia de un leopardo, de un ave rapaz o de una serpiente, por ejemplo. Pero, ¿son estos sistemas innatos o aprendidos? La pregunta es interesante porque en algunos estudios con aves se ha visto que perdían el miedo a sus depredadores en tan solo una generación, lo que induciría a pensar que son aprendidos.

Interesada por este tema, la investigadora Melissa Burns-Cusato ha puesto en práctica un interesantísimo experimento que relatan esta semana en Io9. Para ello se ha servido de una población de monos verdes (Chlorocebus sabaeus) que viven en las islas Barbados y que llegaron a esta isla hace unos 600  400 años. En todo este tiempo, esta población ha vivido libre de la amenaza de los depredadores, así que, ¿qué pasaría si ponemos una grabación de la llamada que usan los monos verdes de África para avisar de que anda cerca un leopardo?



Lo que ocurrió, tras escuchar una llamada como la que puedes oír sobre estas líneas, fue que los monos verdes de Barbados subieron inmediatamente a los árboles. Solo tres monos (un ejemplar joven y una hembra embarazada y su cría) se quedaron en el suelo. De alguna manera, el resto era capaz de reconocer la señal de peligro a pesar de que han pasado centenares de generaciones sin escucharla.

Los resultados del estudio, que todavía está en marcha, no arrojan una respuesta clara. Los monos, por ejemplo, no reconocían la señal de llamada para las serpientes, por ejemplo, aunque reconocían una serpiente como un peligro si se les colocaba una maqueta con su forma. Quizá, especulan los autores, la llamada que para los monos de África indica "Atención, leopardo" quiere decir solo "Peligro, subid a los árboles", y cada población lo adapta a sus depredadores particulares.

A falta de completar los experimentos (quieren ver ahora cómo reacciona a las llamadas que advierten de la presencia de un ave rapaz) este fascinante trabajo sugiere que el resultado de estos comportamientos es una combinación de experiencia y carga genética y que algunos miedo se pueden transmitir entre los individuos durante generaciones a través de los genes y a pesar de que el peligro haya desaparecido hace mucho tiempo.

Más info: Monkeys Remember "Words" Used by Their Ancestors Centuries Ago (Io9) | Vía: @Biotay

1 comentarios :

  1. Sergio Macías dijo...
  2. No son 600 años, son 400 años, como dice la misma referencia de la Wikipedia con la que enlazas. Un error tipográfico lo tiene cualquiera.