Los sulfatos condenan a Van Gogh a la oscuridad

11 abril 2016

vangogh1

Una buena parte de los cuadros de Vincent van Gogh, incluyendo sus famosos girasoles, no han dejado de oscurecerse en los últimos cien años. Los científicos llevan mucho tiempo reuniendo pistas y acorralando a los culpables. Las pruebas más claras señalan a la composición de los pigmentos, en especial al que el artista utilizaba para generar el vistoso color amarillo. La mezcla de cromato de plomo con sulfato de bario para realzar el brillo produce una reacción química al contacto con la luz y tiende a convertirse en una sustancia marrón y apagada con el tiempo.

Seguir leyendo en: Los sulfatos condenan a Van Gogh a la oscuridad (Next)

0 Respuestas ( Deja un comentario )

Publicar un comentario

Debes esperar a que tu comentario sea APROBADO. No se admitirá el spam ni las descalificaciones.