Cuando el futuro estaba escrito en la frente [VÍDEO]

29 junio 2016



Entre las formas más extravagantes de predecir el futuro está la llamada "metoposcopia", un arte creado hacia el siglo XVI y que consistía en adivinar lo que le iba a pasar a una persona leyendo las líneas de su frente. Según esta creencia, las arrugas de esta parte de la cara se podían leer igual que las líneas de la mano e incluso se podía encontrar una relación con los astros para describir la personalidad de una persona y cómo le iba a ir en la vida.

En este breve e interesante vídeo de la Welcome Library, Danny Rees nos presenta un pequeño librito publicado en 1785 en Alemania por un tal Carl Ludwig Silbermann en el que abundaba en el arte de la metoposcopia e incluía dos plantillas para leer la frente de las personas, una para hombres y otra para mujeres. El sistema, como veréis, consiste en marcar con tinta las arrugas de la persona y luego poner encima la plantilla para ver qué valores corresponden a cada línea. Y la predicción es parecida a la que hace cualquier echador de cartas o lector de manos, un timo como otro cualquiera, solo que a partir de una parte insospechada del cuerpo.



Si te has quedado con ganas de más, en este PDF tienes fotos y algunas páginas del libro. No te olvides de leerlo frunciendo mucho el ceño ;)

1 comentarios :

  1. Jose dijo...
  2. La metoposcopia es una magufada y no es fiable.

    Haciendo un estudio serio sobre con una de tus fotos, predice que serás víctima de un ataque de alguna fan loca cuando en realidad lo serás de una en celo.