'Cocaine bear', el oso que murió de sobredosis

11 julio 2016

bear_blog(Imagen: kyforky.com)

La historia de este oso negro disecado y con aspecto de macarra empieza como una película de acción. Estamos a 11 de septiembre de 1985, a varios miles de metros de altitud sobre territorio de Tennessee y acompañamos a Andrew Thornton en su caída. Este ex policía y abogado convertido en traficante acaba de saltar de una avioneta, desde la que ha arrojado varios fardos de droga, y trata de abrir su paracaídas en la oscuridad de la noche, pero algo va mal. Lleva demasiado peso y cuando consigue abrirlo las cuerdas se enredan y no pueden detener su caída.

Unos segundos después el traficante cae a plomo sobre una finca de Knoxville, donde un vecino encuentra su cuerpo. Cuando la policía y los federales aparecen en la escena se encuentran la siguiente situación: el cadáver de Thornton lleva unas gafas de visión nocturna, un chaleco antibalas y unos mocasines Gucci. También lleva encima 4.500 dólares en metálico, varios cuchillos y dos pistolas. Y junto a él hay una mochila de lona que contiene 34 kilos de cocaína que en aquel momento tienen un valor de 15 millones de dólares en el mercado. La avioneta se estrelló a unos 100 kilómetros de allí, en Carolina del Norte.

drew1La policía encontró el cuerpo de Thornton en una finca de Knoxville

La historia de Thornton, que había viajado desde Colombia para hacer una gran operación, es una más de las muchas historias de tráfico de droga en los años 80. Pero tres meses después aparece un elemento que le da un toque especial. A muchos kilómetros del lugar del impacto, en Georgia, aparece un oso negro muerto, y todo apunta a que es parte de la misma historia. Así lo resume el New York Times:
BLUE RIDGE, Ga., Dec. 22 (UPI) — Un oso negro de 80 kilos murió de sobredosis de cocaína después de encontrar un alijo de la droga, según informó el departamento de investigación de Georgia. La cocaína fue arrojada aparentemente desde una avioneta pilotada por Andrew Thornton, un traficante de drogas convicto que murió el 11 de septiembre en Knoxville, Tennessee, debido a que llevaba una carga demasiada pesada tras tirarse en paracaídas. Los investigadores aseguran que el oso fue encontrado el viernes al norte de Georgia junto a 40 bolsas de plástico abiertas y con restos de cocaína.
El oso se había comido más de 30 kilos de cocaína y se había quedado tieso sobre una montaña de bolsas en un bosque de Georgia. Algunos empezaron a llamarle entonces "Cocaine bear" (el oso de la cocaína) o 'Pablo Eskobear' (en un juego de palabras entre oso (bear) y en nombre del narco Pablo Escobar). El oficial que revisó el caso cuenta en Kyforky.com cómo encontró al animal:
"Su estómago estaba literalmente hasta los topes de cocaína. No hay un solo mamífero del planeta que hubiera podido resistir aquello. Hemorragia cerebral, fallo respiratorio, hipertermia, fallo renal, fallo cardíaco e infarto. Cualquier problema que se te ocurra, aquel oso lo tenía".
Sin embargo, el aspecto externo del oso era bastante bueno, así que alguien decidió que era buena idea disecarlo y exponerlo en las instalaciones de el  área de descanso nacional del río Chattahoochee. Y aquí es donde la historia del oso sigue complicándose para convertirlo en leyenda. A principios de los 90, un incendio forestal amenaza el parque donde se encuentra el oso disecado y se llevan todos los objetos de valor hasta un pueblo llamado Dalton. Pero unos meses después, cuando hacen inventario, el oso cocainómano no está. Muchos de los objetos se habían llevado a una casa de empeños, de donde las autoridades del parque recuperaron algunas puntas de flecha y mantas de los indios de la zona, pero el oso había sido vendido... al cantante de country Waylon Jennings, que a su vez se lo regaló a su amigo Ron Thompson, un conocido estafador que se llevó el oso a Las Vegas.

oso2Detalle de la placa del oso (Imagen: kyforky.com)

Pero aquí no acaba la historia: en 2009, cuando Thompson murió, el oso se subastó entre otras pertenencias y un comerciante chino llamado Zhu T’ang lo compró y se lo llevó a su tienda de medicina oriental en Reno (Nevada), donde se exhibió durante varios años. En 2012, el señor T’ang murió y su viuda vendió el negocio y todos los objetos, pero se quedó con el oso, a pesar de que nunca le había gustado. "Él siempre estaba trayendo a casa trastos de las subasta y rebajas y cosas como esa", asegura la mujer. "El oso era uno de sus objetos favoritos, le encantaba por alguna razón. Al principio quería ponerlo en nuestro salón, pero no lo permití. Me daba miedo. Le hice que lo llevara a la tienda".

Y así fue cómo lo localizaron sus actuales propietarios, los dueños de un centro comercial de Kentucky donde el oso de la cocaína se exhibe desde hace unos meses como parte de la historia de la ciudad, con una placa que explica brevemente sus hazañas. En un programa local de la NBC contaban su historia hace unos días, que yo descubrí vía Neatorama. La historia completa está en la web del centro comercial Kentucky for Kentucky. La historia de este oficial convertido en traficante está contada en el libro "Bluegrass Conspiracy", que por la pinta, debe de dejar pequeña a la serie Breaking bad ,)


5 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Josepzin Ungoliante dijo...
  2. Sí que es un historión :D

  3. Anónimo dijo...
  4. En realidad el oso llevaba la avioneta, iba puesto hasta arriba.

  5. Jose dijo...
  6. Poli corrupto, coca, acción, FBI, osos, casinos, chinos, ... Buena historia, sólo le faltaron frutas, pero buena historia. ;-)

  7. Le Churz dijo...
  8. - A ver, si una persona de 70 kg. puede llevar 300 gr. de coca, un oso de 700 kg. debería poder llevar... ¡30 kilos!
    + Creo que has hecho la cuenta mal.
    - Pues va a ser que sí.

  9. Javier dijo...
  10. Es el cambio climático, no sobrevivió a la última "nevada".