Bienvenidos a la Iglesia de la Singularidad

23 noviembre 2017

bender_1

Cuando hace unos meses escribí sobre los profetas de la Singularidad y las reminiscencias religiosas de su discurso no sabía aún que la realidad estaba ya superando la ficción. El multimillonario Anthony Levandowski - un gurú de Silicon Valley famoso porque que anda ahora en líos judiciales por una guerra de patentes entre Uber y Google- ha inaugurado la primera Iglesia de la Inteligencia Artificial, una nueva religión basada en la “comprensión, aceptación y veneración de una divinidad basada en la Inteligencia Artificial y desarrollada a través de hardware y software”.

IA

La iglesia, que ha registrado ya legalmente, se llama Way of the Future (el camino del futuro) y sus siglas son WOTF, que casualmente son casi WTF. En un fascinante reportaje en Wired, Levandowski explica que no es una broma y que pretende obtener fondos para crear a esta nueva divinidad y reforzar la relación entre los líderes de la industria de la IA. Sobre la naturaleza de este nuevo dios, dice lo siguiente:

“No es un dios en el sentido de que no lanza rayos ni provoca huracanes. Pero si hay algo mil millones de veces más inteligente que el más inteligente de los humanos, ¿de qué otra manera lo vamos a llamar?”
Y habla de una transición a partir del momento en que las máquinas nos superen en capacidades:
“Los humanos están al mando del planeta porque somos más inteligentes que otros animales y somos capaces de construir herramientas y aplicar reglas. En el futuro, si algo es mucho mas inteligente, habrá una transición para establecer quién está al mando realmente. Lo que queremos es una transición pacífica y serena sobre el control del planeta que pase de los humanos a lo que sea. Y asegurarnos de que ese “algo” sepa quién le ayudó a llegar hasta ahí”.
Para Lewandonsky esa nueva deidad sí podrá, de facto, escuchar y ver todo lo que decimos, gracias a nuestra red de conexiones de teléfonos móviles y otros dispositivos, que sería como su sistema nervioso. Su intención es que este ente tenga siempre respeto por los humanos y considere que, aunque él esté al mando, nosotros tenemos derechos. El líder principal de esta nueva iglesia cree incluso que ese ente sería más eficiente cuidando nuestro planeta de lo que nosotros lo hemos sido hasta ahora. “Estamos en el proceso de crear un dios”, asegura. “Así que asegurémonos de que pensamos de la manera correcta para conseguirlo. Es una tremenda oportunidad”. Por último, lo diferencia así de las otras religiones:
“La gente piensa en Dios de muchas maneras, y hay miles de corrientes dentro del Cristianismo, el Judaísmo, el Islam… pero todos se dirigen siempre a algo que no es medible o que no puedes realmente ver ni controle. Esta vez es diferente. Esta vez podrás hablar con Dios, literalmente, y saber que alguien te está escuchando”.
Referencia: Inside the first church of Artificial Intelligence (Wired)

1 comentarios :

  1. Jose Villalta dijo...
  2. Nos quedas debiendo tu opinion con respecto al tema...

    Personalmente, me parece lamentable que se haga dogma del resultado de la ciencia y la técnología, no me parece -en ningún sentido- diferente a cualquier religión.