Ortografía y realidad

12 marzo 2006

Con la ortografía sucede lo mismo que con las rotondas; nadie sabe cuándo poner los intermitentes ni dónde los acentos. El mundo es una carrera de locos donde nadie respeta las señales, las comas ni los semáforos. Pancartas, pintadas, manifiestos, carteles; no hay uves ni bés, ni acentos ni cordura.

Acabaremos todos como Lord Timothy Dexter, un excéntrico millonario de Massachussets que escribió una novela sin un solo signo de puntuación. Al final del libro dejó una página y media llena de puntos, comas y acentos, invitando al lector a distribuirlos como juzgara conveniente.

2 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. Por más que la miro no encuentro dónde está el problema. Como mucho puede aludirse a que falta una coma, que en todo caso es opcional en este contexto. Si me puedes aclarar la intención te lo agradecería mucho, la verdad es que el título de esta entrada era muy sugerente ;) ( literariamente hablando, me refiero ).

    Vercingetorige

  3. Anónimo dijo...
  4. Recoje debiera ser Recoge anonimo.
    Saludos!