La nave de los locos

11 septiembre 2006

Escena en el interior de Bedlam pintada por William Hogarth en 1735El ‘Bethlem Royal Hospital’ de Londres es el manicomio más antiguo del mundo. Se fundó en el año 1247 con el fin de albergar a todo tipo de "lunáticos" y enfermos mentales. Sin embargo, gracias a sus métodos brutales, pronto empezó a conocerse como el Hospital de “Bedlam”, que en inglés significa confusión o follón. El nombre se lo pusieron los londinenses que escuchaban los gritos que salían del edificio, gritos de locos enjaulados o encadenados a las paredes.

Años más tarde, a partir del siglo XVIII, se puso de moda entre los caballeros y damas ingleses acudir al hospital de Bedlam para pasar una tarde de diversión. Por apenas un penique, los ingleses adquirían un pase para el gran zoológico humano. "La visita de esa casa de locos – cuenta Leopoldo María Panero – era una de las grandes diversiones dominicales de los londinenses. Los visitantes pasaban por esas verjas llamadas "penny gates", porque la entrada costaba muy poco. El visitante tenía derecho a recorrer todas las divisiones, las celdas, hablar con los enfermos, y burlarse de ellos. A cambio de sus agudezas dábales en ocasiones algo de comer, o bien les hacía beber alcohol para estimularles a seguir divirtiéndole".

La locura, según BronzinoEn el hospital de Bedlam nunca faltaron los huéspedes ilustres. Entre ellos se cuentan casos como el de James Hadfield, que intentó matar al rey Jorge III convencido de que solo con ello se produciría la segunda venida de Jesús; o el de James Tilly Matthews, un famoso comerciante de té que en 1793 se puso en contacto con el primer ministro para advertirle de que una legión de “espías magnéticos” atacaría Gran Bretaña a bordo de “telares voladores” controlados por la mente.

Los gatos de WainLos casos más interesantes son los de dos extraños artistas: Louis Wain y Richard Dadd. El primero desarrolló una auténtica obsesión por los gatos, sus pinturas de mininos antropomórficos, que fuman, toman el té o juegan al bridge, eran muy valorados en la Inglaterra victoriana y durante años produjo millares de ellos. Wain vivió encerrado en su casa con tres hermanas solteras y 17 gatos, hasta que, al cumplir 57 años, aparecieron los primeros síntomas. De pronto, algo empezó a sucederle a sus gatos. A medida que avanza su esquizofrenia, su expresión se hacía más exagerada y siniestra, Wain empezó a dar largos paseos nocturnos y a hablar de enemigos que influían en su mente a través de rayos eléctricos. La evolución de sus dibujos aún sigue siendo estudiada en las clases de Psiquiatría.

Richard Dadd, el enviado de OsirisEl pintor victoriano Richard Dadd no estaba obsesionado con los gatos pero sí con las hadas. A los 20 años, con una prometedora carrera como pintor, Dadd hizo un viaje a El Cairo y se pasó cinco días fumando hachís en una cachimba. Alrededor del cuarto día, le pareció que el burbujeo de la pipa le hablaba, hasta que comprendió que se trataba de un mensaje del dios egipcio Osiris, que se dirigía a él en un lenguaje de burbujas.

Al cabo de unas semanas, de regreso a Inglaterra, Dadd le partió la cabeza a su padre con un machete y se deshizo del cuerpo. Cuando le capturaron, la policía le requisó una lista con los nombres de las personas a las que se proponía eliminar por orden de Osiris, empezando por su padre y terminando por el Papa de Roma.

Detalle de 'El gran golpe del leñador mágico'Richard Dadd fue confinado de por vida en el hospital de Bedlam. Allí siguió pintando sus cuadros de hadas, pero dedicó nueve largos años a terminar una obra en concreto: “El gran golpe del leñador mágico”. En ella, un grupo de duendes y hadas observa a un extraño leñador que sostiene su hacha y lanza un golpe hacia la nada. Fue tal la cantidad de capas que Dadd fue agregando obsesivamente, que la pintura adquirió un efecto tridimensional. Hoy es una de las obras más deslumbrantes de la Tate Gallery de Londres.

Más: 1, 2, 3, 4, 5 y 6

24 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. eduardo dijo...
  2. llevo unos dias leyendo tu blog, en serio, es magnifico, siepre tienes algo muy interesante que poner, en serio muchas felicidades!!

  3. Ender Muab'Dib dijo...
  4. Enorme. Creo que es mi historia favorita. No sólo pensar lo escalofriante que es que la gente pague por ver a locos, si no porque las anécdotas van creciendo en fuerza e intensidad conforme avanzas.

    Las pinturas de los gatos son impresionantes, me han encantado. El tipo que recibió el mensaje de Osiris es bestial, y matar para la segunda venida de Jesús... En serio, qué buenas han sido todas las anécdotas de los locos, menuda risa xD.

    Ah, y la del fary feller master stroke... enorme.

    Saludos!

  5. El Desviado dijo...
  6. Me encantan estas cosas sobre la cordura y la locura.

  7. alvarhillo dijo...
  8. Muy bueno el post Aberrón. Había leido sobre esto y siempre me había parecido muy curioso que hace doscientos años ir a ver locos fuera tan normal como hoy pasar una tarde en el zoo.
    Que extraña casualidad la del que intento matar al rey Jorge III, un monarca que tambien padeció de ataques de locura. Claro, que el era el rey y no lo encerraron sinó que continuo en el trono hasta su muerte. Un saludo

  9. Anónimo dijo...
  10. Hoy nos podemos encontrar locos de ese calibre... pues no sé... gobernando un país?! eso no da tana risa, eh? bueno, hay gente pa tó

  11. David Álvarez dijo...
  12. Fantástico. Me gustan las anédoctas, claro, pero citar aquí a Leopoldo María es casi lo que más me cautiva.

  13. maps dijo...
  14. Muy buena entrada. Siempre se aprenden cosas visitándote.

  15. pez dijo...
  16. Debio de ser terrible lo que sucedio alli en los primeros siglos de ese edificio.

  17. maray dijo...
  18. Aqui tenemos ( tuvimos, porque morió) un artista que quedó 50 años viviendo en una colonia de "locos" . Después de su muerte "descubrieron" su arte y hoy tiene exposiciones por todo país. Su nombre es Artur Bispo do Rosário. Podés encontrar sus obras en Google, digitando su nombre.
    El limite entre la locura y la normalidad es tenue, muy tenue, y variable conforme la epoca y sociedad. Lo mismo veo acontecer con la concepcion do que es o no arte.
    Abrazos

  19. antonio dijo...
  20. entonces no es verdad que Osiris hable conmigo cuando le doy un buen pellizco a mi pieza. Joer, pues mira que lo tengo por un buen conversador...

  21. Dani dijo...
  22. En dicen que a Dadd lo que le pasó fué que le dió una insolación. XD

  23. Gacela dijo...
  24. El otro día me guardé la entrada sobre Peter Pan en Favoritos... y hoy me guardo ésta. Qué increíble el hecho de pagar por visitar un manicomio, y qué duras las historias que puede albergar dentro un hospital así.

  25. Dani dijo...
  26. Oops, esto me pasa por no usar la vista previa. El enlace es para El Pais. Lo siento.

  27. La wonder dijo...
  28. Me encantaria ver el cuadro de las hadas y duendes “El gran golpe del leñador mágico” tiene que ser impresionante...

  29. Brocco dijo...
  30. La Wonder nos ha salido morbosilla, jiji.
    Fascinante el tema de la locura. Sobre todo vista desde el punto de vista de los supuestos cuerdos.

  31. aberron dijo...
  32. jaja! Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, y a Osiris por inspiraros. saludos!

  33. Joe Kopiki dijo...
  34. Os recomiendo el libro de Vallejo-Nájera "Concierto para instrumentos desafinados". Cuenta su experiencia cuando trabajó en un manicomio. En la postguerra española. En él hace un retrato increible de los distintos tipos de locos que se encontró en ese centro.

  35. salypi dijo...
  36. He enlazado este blog en otro (Arte y esquizofrenia)donde se comenta la muerte de Leo Navratil autor en 1965 de un libro pionero:Arte y Esquizofrenia.
    El detalle de visitar los manicomios los domingos a precio de ganga se practicó en casi todo el mundo como si de un zoológico se tratara.Afortunadamente han cambiado las cosas con el paso de los siglos.
    Me ha parecido un blog muy bien documentado con los enlaces a Wikipedia.
    Tos ha sido un encuentro de casualidades.Salud

  37. aberron dijo...
  38. Muchas gracias salypi, interesante entrada, por cierto.

    saludos!

  39. Anónimo dijo...
  40. sabes muy interezante me ha llamado mucho la atencion ya que mi maestro Cuitláhuac Quiroga (UANL facultad de medicina) nos ha encargado un ensayo de un libro (susan sontang La enfermedad y sus metaforas) donde se mensiona algo de la locura y desidi hacer el ensayo sobre este tema.
    Sabes pues me ha gustado bastante el blog y pues os felicito

  41. soy_laparka dijo...
  42. Hola, me presento soy_laparka, la verdad es que llegue de casualidad a tu blog y quede impresionada ya que esta genial, me encanto lo que publicaste del manicomio de Londres, es interesantisimo, y como me gusta dar a conocer blog fabulosos como los tuyos he agregado tu publicacion al mio con tu direccion de blog, te invito a que visites el mio y te agregare a mi lista de sugeridos, TE FELICITO!!!, porque la cultura no debe morir, y transmitirla y darla a conocer es lo mejor, mi space es:
    http://confecionesinternauticas.spaces.live.com/default.aspx?_c02_owner=1, deja tu comentario, gracias por compartir tus conocimientos he investigaciones, laparka.

  43. Anónimo dijo...
  44. Hola compadre. Interesante el artículo. Ramoneando con Google me he encontrado con esta otra web: http://lacuevadelbrujo.blogcindario.com/2006/12/00915-bethlem-royal-hospital.html, donde se "fusila" literalmente tu texto. Creo que deberías tomarte la molestia de "fusilar" al susodicho brujo y dejarle encerrado en su propia cueva.

    Paz Eterna,
    El HOmbre del Cráneo Rasurado

  45. LIZBETH dijo...
  46. NADIE COMO TU CUITLA PARA CONTAR ESTO TE FELICITO. LEI HACE UNOS MESES BITACORA,ASUNTOS DE IDENTIDAD ME GUSTO MUCHO. SIGUENOS CONSINTIENDO CON TU TRABAJO A NOSOTROS TUS LECTORES

  47. german dijo...
  48. Increíble como la gente es tan inhumana o mejor dicho somos inhumanos. Como pueden ir a visitar como si fuera una "atracción" que triste. Ahora los manicomios parece que ha cambiado poco y lo peor que la psiquiatría para algunos médicos y el sistema se ha vuelto coercitiva, anulando o buscando anular a a las personas que son incomodas. Una injusticia.