Veinte minutos en la vida de Eufrasia

23 enero 2009

"Aquella mujer, llamada Eufrasia, pasaba el día postrada en una silla, completamente paralizada, hasta que las enfermeras le suministraban su dosis diaria de l-dopa. Esta pequeña cantidad de medicina le proporcionaba sus únicos veinte minutos de vida normal en todo el día, que la mujer trataba de aprovechar frenéticamente para contar y hacer todo lo que había estado planificando durante las largas horas de parálisis" (Seguir leyendo en la Guía para Perplejos)

10 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. interesante historia, os recomendaría que buscaseis a RANDY PAUSCH y "su última lectura" o "última lección" lo puedes ver en You Tube...

    Un saludo
    Buby

  3. Una De GaToS dijo...
  4. la moraleja es lo mejor de la historia, me ha gustado

  5. elcaminante dijo...
  6. Este tipo de historias me parecen increíbles. Me recuerda lo de esta señora al protagonista de 'La escafandra y la mariposa' porque sólo podía comunicarse con mucha dificultad. Lo que nos indica que, mientras tengamos todas nuestras capacidades, tenemos que aprovechar. Yo me he apuntado a un cásting para recorrer España a pie. Espero que entréis en mi blog para votarme. Si me eligen, ganaré 3.000 euros.

  7. Miski dijo...
  8. Con el montón de putadas que pueden sucedernos y se nos olvida lo afortunados que somos...

  9. diego doblas dijo...
  10. LLevo poco tiempo siguiendo tu blog, el cual me parece fabuloso, tus reportajes unas veces impactantes, otras evocadores, otras sorprendentes,...
    ... pero hasta hoy no me he animado a felicitarte y creo que el incluir esta historia tan humana ha sido el desencadenante.
    Enhorabuena.

  11. aberron dijo...
  12. Gracias, Diego :-) Gracias a todos. Saludos

  13. Lord Vyzarro dijo...
  14. totalmente cierta la situacion, a veces nos gastamos el tiempo en meros planes, cuando deberiamos aprovecharlo para actuar, interesante nota, saludos!

  15. Anónimo dijo...
  16. Que digo yo... si el efecto de la l-dopa le duraba 20 minutos, podrían inyectarle cada 20 minutos (o inyectarse ella)... así la mujer no se pararía.

    Supongo que tendría efectos perjudiciales pero como solución no me parece mala. Prefiero vivir cinco días a tope que 20 minutos al día durante varios años...

    Jesús

  17. Tony dijo...
  18. Yo me quedo tambien con la moraleja ...

  19. Nico697 dijo...
  20. Es con estas cosas, con las que nos damos cuenta del tiempo que desperdiciamos, en los planes que tenemos y que muchas veces posponemos indefinidamente esperando un momento mejor; te das cuenta de que podrías optimizar de alguna forma tu tiempo e intentar vivir haciendo todo aquello que nos gustaría…