Por qué miramos al techo en los ascensores

27 mayo 2009


Entras en el ascensor, te colocas y comienzas a mirar el techo, el suelo o los botones como si tuvieran un interés especial o no los hubieras visto en tu vida. Todos hemos vivido esta situación. Cada vez que dos extraños entran en un ascensor procuran desviar su mirada, alejarse lo más posible el uno del otro y no hacer movimientos bruscos o imprevistos.

¿A qué responde este comportamiento? Dario Maestripieri, de la Universidad de Chicago (nada que ver con Les Luthiers, lo juro), tiene la respuesta. Tal y como explica en Wired, el reflejo de mirar al techo en los ascensores no es una reacción racional sino una respuesta automática e instintiva, programada en nuestro cerebro tras miles de años de evolución y supervivencia. En realidad, es una manera de protegernos de los otros y de no despertar reacciones inesperadas. (Seguir leyendo)

Aunque los ascensores son una invención bastante reciente, la convivencia de personas en espacios reducidos ha ocurrido durante millones de años en la historia de la humanidad, y casi siempre con un final violento. La necesidad de evitar el enfrentamiento directo ha dejado una huella que permanece en algún lugar muy profundo de nuestro ser.

En las pruebas realizadas en el laboratorio, Maestripieri ha podido comprobar que los monos Rhesus reaccionan de una manera parecida. Cuando dos macacos son introducidos en una misma jaula pequeña, también tratan de hacer todo lo posible para evitar el enfrentamiento. De esta forma, los dos monos se mueven con cautela, evitan el contacto visual y las reacciones que asusten al otro.

“Los monos miran al aire, o al suelo o algún punto imaginario fuera de la jaula”, explica Maestripieri. Pero la situación no puede seguir así mucho tiempo sin que se produzca un roce entre los dos vecinos, así que más tarde o más temprano uno de los dos intenta hacer alguna maniobra de aproximación, algo que indique que no intenta provocar una pelea. Lo normal es que uno de los monos enseñe los dientes, una señal amistosa entre los macacos y el precursor evolutivo, dice Maestripieri, de la sonrisa humana.

En nuestra vida diaria es frecuente encontrarse con situaciones parecidas. Cuando alguien se siente especialmente amenazado tiende a sonreír al otro, a darle conversación o a hacer algún tipo de señal de que no tiene ganas de pelea. La próxima vez que un desconocido te mire en el ascensor o te suelte una frase sin venir a cuento, piensa en el macaco que llevamos dentro y prueba a enseñarle los dientes.

Enlace: Why the Elevator Floor Is So Interesting (Wired) / Menéalo

36 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. MiGUi dijo...
  2. Como decía Juan Sebastián Mastropiero...

    Joder, como para hacerte referencias y que te tomen en serio jajaja

    En fin...

    Esas situaciones tensas en las que 5 pisos parecen 50 y no sabes ni qué decir, y te pones a jugar con las llaves para que pase el tiempo. Curioso es el ser humano, sip...

  3. dezaragoza dijo...
  4. Ostras, qué genialidad, especialmente la última parte. Deberíamos empezar a perder el miedo y a sonreír más a ver si construímos el siguiente paso evolutivo :)

  5. Orayo dijo...
  6. "Pues parece que viene lluvia."
    "Buff, que calor hace, aunque yo prefiero esto al frio..."

    Etc, etc. Conversaciones para monos.
    salu2!

  7. Red Barclay dijo...
  8. Eso será entre individuos del mismo genero, porque cuando entra una hembra atractiva al ascensor la respuesta suele ser mas bien de sonrisa directa y de mirar al techo para que no se note que la estas mirando a ella. Ignoro si entre las hembras humanas tanbien se da ese comportamiento.

  9. la granota dijo...
  10. ¿Y cuánto tiempo dices que estuvo investigando pa algo tan obvio?

  11. Fernando dijo...
  12. Igual que si vas por la calle y te cruzas con "gente sospechosa".

    No se bien por qué, pero si miras al suelo, "eres" invisible. Como haya contacto visual, la has armado gorda.

    P.D: Que sea un acto reflejo no quita para que sea violento. Dos personas mirando al techo durante 30 segundos ... se hace largo.

  13. Thor dijo...
  14. interesante articulo como siempre =)

  15. Sergio dijo...
  16. Pues yo lo siento pero no estoy de acuerdo ni en que sea un acto reflejo ni en que la mayor parte de las personas actuemos así en un ascensor por estos temas de no provocar, agresividad, etc. Es más bien un tema mucho más social, mucho más de vergüenza y corte por estar en una situación de intimidad espacial con alguien totalmente desconocido y eso va contra las normas sociales.

    Además, tú mete a dos perros y verás cómo interactuan y se huelen el culete.

  17. la granota dijo...
  18. Se huelen el culete, pero no se miran a los ojos.

  19. Anónimo dijo...
  20. A Sergio (8), no comparto del todo tu opinión. A fin de cuentas creo que todos nos sentimos más incómodos con una sola persona que con muchas dentro del ascensor, incluso con contacto físico inevitable. Y se podría aplicar esto mismo a otros ambientes como el metro, donde estamos mucho mas tranquilos cuando va lleno que cuando solo vas con otra persona. Supongo que por un tema de sensación de seguridad y protección que da el grupo.

  21. Anónimo dijo...
  22. Estoy totalmente de acuerdo con "dezaragoza" deberíamos empezar a enseñar los dientes (sonriendo) para ver si damos un salto evolutivo a una raza superior, aunque no en inteligencia(al paso que vamos), si en amabilidad. Que ya no se oye eso de "buenas tardes" "hola" que en el ascensor biene bien para no tener que mirar al techo.

  23. darkion dijo...
  24. Pues si mirar, hablar, reir o juguetear con el móvil es una reacción evolutiva de no enfrentamiento. Cual sería la forma de actuar en un ascensor en verdad? violar y matar? :D

  25. MiGUi dijo...
  26. @darkion entonces quedaría reducido a un...

    - ¿A qué piso va?
    - Al tercero
    - ¿Follamos?

  27. Silvia dijo...
  28. Todos tenemos un "espacio personal" a nuestro alrededor, que no nos gusta que sea invadido. En los ascensores y otros espacios reducidos (por ej. un autobús lleno de gente) la gente invade nuestro espacio, lo cual nos pone nerviosos, aunque sepamos que no lo hacen para atacarnos sino porque no les queda más remedio. Eso además de la pequeña claustrofobia que te pueda dar el pensar que te podrías quedar allí encerrada varias horas si el mecanismo del ascensor fallase. Yo desde luego, prefiero ir por las escaleras :-)

  29. la granota dijo...
  30. Imaginemos:
    Situación A: Un autobús va lleno de gente. Sólo queda un asiento libre a nuestro lado. Alguien viene y se sienta.
    Situación B: En el autobús sólo voy yo. Alguien sube y se sienta justo en el asiento a mi lado.

  31. Anónimo dijo...
  32. Pues yo por lo general volteo hacia arriba en el ascensor cuando éste tiene espejo y alguna guapa mujer trae consigo un buen escote.

  33. Alon dijo...
  34. ¿os habeis planteado cuánto espacio desaprovechado para publicidad hay en los ascensores? el otro día lo hablamos en un curso de marketing, miras al techo, las paredes.....son una mina por explotar.
    Un saludo!

  35. JMcClane dijo...
  36. Lo siento mucho pero tengo que discrepar. En mi caso yo miro hacia arriba en los ascensores desde que tuve una mala experiencia en el Nakatomi Plaza....

  37. Fernandez dijo...
  38. Hola... genial el blog. Lo leo hace tiempo pero rara vez comento. Este tipo de temas también se estudian en microsociología. Erving Goffman lo llama "desatención cortés" y es bien conocido ese mecanismo. Hay un libro de él que se llama "la presentación de la persona en la vida cotidiana" que puede dar mucho material sobre temas parecidos. Un libro un poco antiguo es el de Edward Hall "la dimensión oculta" que trata sobre como usamos el espacio y define, por ejemplo, la idea de espacio personal. Saludos.

  39. Anothnio dijo...
  40. Muy bueno.

    Yo después de realizar un estudio propio en los ascensores que me subo, me di cuenta de que si tu miras al suelo, el otro suele mirar al techo, y si cambias (y el trayecto es lo suficientemente largo) el otro empezará a mirar al suelo.

  41. Anónimo dijo...
  42. yo siempre miro a la gente directo a los ojos y hasta ahora no me ha pasado nada ;D

    soy un ser evolucionado

  43. Dean dijo...
  44. Ese comportamiento muestra una escasa evolución, igual que la del vecino, que vive puerta con puerta, al lado tuyo, lo ves al entrar y al salir pero el dirige la mirada a otro lado.

  45. Anónimo dijo...
  46. Intentar explicar comportamientos humanos con metáforas animales siempre da muchos problemas, por ejemplo, bostezar o enseñar los dientes son conductas agresivas en chimpancés (mucho más próximos a nosotros) o si fueses capuchino (también más social y complejo que un macaco) en un ascensor mirarias al otro individuo a los ojos y levantarías las cejas o "lipearias".
    Con qué repertorio te quedas? Cúal vas a usar para tu analogía? pues esa es la cuestión, casi cualquier conducta tiene significado opuesto en diferentes especies, así que estos psico-socio-biólogos o como se quieran llamar acaban eligiendo lo que les da la gana.

    Vamos, que esto está bien para el "muy interesante" y esas revistas pero poco más.

  47. David G dijo...
  48. En el fondo no se trata de nada nuevo. Mirar fijamente a los ojos es lo que suele ocurrir antes de una agresión en cualquier mamífero. Si te fijas, cuando hablas con alguien, éste suele hacer pequeñas miradas a esquinas (bueno, y luego los hay que nunca te miran a los ojos, pero eso es otro asunto). Estas miradas furtivas se realizan para aliviar la tensión que produce la mirada directa.

    En los ascensores sucede lo mismo: Se evita el contacto directo con los ojos.

    Aconsejo leer El Zoo Humano o El Mono Desnudo de Desmond Morris, que es muy anterior a los trabajos del maestro... quiero decir, de este científico.

  49. Javier Calderón Vilca dijo...
  50. ascensores, cuanto espacio desaprovechado para desarrollar publicidad creativa.

  51. Miguel dijo...
  52. Haber que investigue lo siguiente: Cuando nos dan a escoger entre varias opciones y nos muestran una a una.. porque siempre necesitamos ver todas para saber y escoger la mejor. Por ejemplo: Te dicen aquí tienes un listado de nombres que puedes escoger par tal cosa. y en la lista en forma vertical hay 30 nombres. y vamos viendo una a una. Por ejemplo nadie va mirar hasta las numero 25, Pensará que en la 28 o la ultima quiza esta el nombre que buscaba, sin embargo no era asi. Quizá esta actitud, tan común en la persona pueda aplicarse para crear una publicidad y el consumidor se sienta identificado con el spot publicitario.

  53. Anónimo dijo...
  54. [[Imaginemos:
    Situación A: Un autobús va lleno de gente. Sólo queda un asiento libre a nuestro lado. Alguien viene y se sienta.
    Situación B: En el autobús sólo voy yo. Alguien sube y se sienta justo en el asiento a mi lado.]]

    respuesta: el conductor es un mono

  55. Santiago Equipo NoLoSé dijo...
  56. Lo siento, pero no estoy de acuerdo con la conclusión del estudio:

    Es un problema de escala, ya que cuando uno va sólo también mira al techo.

    Es un espacio tan cerrado y pequeño que tenemos que mirar hacia el techo para vedir un poco la vista.

    Saludos,

    Santiago
    Equipo NoLoSé

    nolosearquitectura@gmail.com
    www.nolosearquitectura.es

  57. rado dijo...
  58. Que grande Mastropiero...

  59. Sergio dijo...
  60. Me reafirmo en lo que dije, tras leer todos los comentarios, que ese comportamiento humano es totalmente social y aprendido.

  61. Miguel dijo...
  62. "la convivencia de personas en espacios reducidos ha ocurrido durante millones de años en la historia de la humanidad, y casi siempre con un final violento"

    No sé si esta afirmación será del autor del blog o es una cita indirecta del estudio que se comenta, pero sea quién sea el que la haya hecho o bien sabe muchas cosas que el resto de la humanidad desconoce o bien se ha sacado de la manga un "porque yo lo valgo" como un templo. No sé de qué pruebas se puede disponer para afirmar que estas convivencias han acabado la mayoría de las veces de forma de violentas. Resulta curioso además que después se use como ejemplo a los monos rhesus y resulta que éstos, vaya por dios, hacen todo lo posible por evitar que estas situaciones degeneren en violencia.

  63. Capitán Clostridium dijo...
  64. Y yo creía que era por vergüenza.

  65. Alexogeno dijo...
  66. Puede que si algún día en un ascensor le enseño los dientes a alguien, éste, en lugar de sacar su macaco interior saque a su perro interior y me enseñe los dientes también. Y no auguro nada bueno.

  67. propagandhi dijo...
  68. Esa es una de las razones por las que estudio sociología, microsociología. Leyendo a Goffman y su teoría de que actuamos como si fueramos con guiones aprendidos, con Garfinkel y su etnometodología... Si miramos al techo es para crear un espacio imaginario cuando no existe el real. Desde entonces me siento menos gilipollas en estos sitios.

  69. Leandro dijo...
  70. Mirá una historia de ascensores bastante particular y real! = )

    http://www.sambola.com.ar/2009/06/10/el-ascensor-un-encuentro-de-egos/

  71. Petardo Contreras dijo...
  72. Uhhh que loco, acabo de publicar algo por el estilo, sobre las charlas de ascensor y las conductas incomodas, justo mi amigo Jagu me mando este link.
    De repente me siento normal jaja

    Excelente!!

    Saludos