Nochevieja a bordo de un A-380 sobre la Antártida

02 enero 2010

Imagen: Penny Stephens (The Sydney Morning Herald )

Técnicamente, llamarle Nochevieja no es del todo correcto, puesto que el Airbus 380 de la compañía Qantas salió de Melbourne el jueves por la tarde y regresó al día siguiente al mismo lugar sin dejar de estar un solo momento bajo la luz del sol. Así que los 450 pasajeros a bordo del A-380 vivieron un largo y blanco día de Año Nuevo. (Seguir leyendo)

El vuelo duró doce horas, de las cuales cuatro fueron sobre el continente helado. Qantas lleva años organizando este tipo de vuelos para recibir el año, pero es la primera vez que se realiza a bordo de un A-380, el gigante de Airbus capaz de albergar a casi medio millar de personas. Los pasajeros pagaron un precio que iba desde los 999 dólares del asiento más barato hasta los 6.000 del más caro.

Imagen: Penny Stephens (The Sydney Morning Herald )

El recorrido del vuelo es tan absurdo como su propio propósito: salida de Melbourne con llegada a Melbourne. El único objetivo del viaje es contemplar las enormes extensiones de hielo y tomarse una copa de champán sobre el lugar más frío de la Tierra. Entre los 450 pasajeros, cuentan los medios locales, había 18 personas que cumplían años, dos parejas que celebraban sus bodas de oro y un par de jovencitos que se prometieron antes de salir. Para amenizar la travesía, la banda de música de la compañía que le da el toque demencial al asunto.


¿Cómo es pasar una Nochevieja sobre la Antártida? Viendo el vídeo grabado por uno de los pasajeros, la fiesta se antoja un poco ridícula y decadente. Sin embargo, el espectáculo de volar sobre la Antártida debe de ser glorioso. “Cada vez que hago este vuelo”, asegura el capitán John Dennis, que ha comandado 40 veces el mismo viaje, “es difícil quitarse la sonrisa de la cara. Las fotos no hacen justicia. Es tan enorme….”.

Por muy bonito que sea, esperemos que esta nueva modalidad de turismo antártico en aviones no se convierta en una moda: ya hay bastantes turistas dañando estas regiones en grandes cruceros y haciendo pagar al ecosistema un precio demasiado alto por el capricho de unos cuantos.

Enlace: Trip to Antarctica is all white with them (Sydney Morning Herald).

Ver también: Vuelos transpolares, el atajo del Ártico (Fogonazos)

17 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Jose dijo...
  2. Si tiene que ser muy bonito, pero nunca lo habría expresado mejor que tu: "...por el capricho de unos cuantos...". Hay gente que le sobra el dinero.

  3. Anónimo dijo...
  4. Absurdo. Lo gracioso es que las mismas personas que hacen estos viajes ponen cara de mártires de la libertad cuando alguna limitación al consumo de combustibles fósiles.

  5. Miguel dijo...
  6. El viaje tiene que ser precioso, a la par que sin sentido xD

    En cuanto a la fiesta a bordo, la has definido bien. 'Decadente' es la palabra que mejor lo define...

    Un saludo, y feliz año :)

    PD: Sigo la web desde hace mucho. Aunque he sido vago y creo que no he comentado. A partir de ahora toca comentar más a menudo :)

  7. Bernardo dijo...
  8. Como en casa en ningún sitio, pero el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

  9. Anónimo dijo...
  10. Esta bien ,esta bien si que son insolidarios,pero noto cierto tono de envidia.

  11. Raven dijo...
  12. Mmm resaca en el polo norte... es algo que algún día tengo que probar. (Si es que queda polo norte para cuando tenga dinero xD)

  13. José Luis dijo...
  14. Me parecen muy acertados los calificativos para este "viaje". Fiesta decadente, capricho de unos cuantos, absurdo, etc. Yo añadiría incluso esnobismo.

  15. Equipo Texeo dijo...
  16. ¡Vale! De acuerdo con todo lo dicho, pero en cuanto a lo decadente quizás haya que ser anglosajón para entenderlo mejor.

  17. Orayo dijo...
  18. A mí me tendrían que pagar para tenerme 3h sentado en un avión, como para pagar yo por estar doce encerrado. Ni hablar.

    Vivimos en el mundo del todo vale si tienes dinero. La gente no se plantea si su caprichito es algo desproporcionado por los recursos que consume (aunque se lo pueda permitir) y mucho menos si lo van a hacer una única vez. Si no tienes principios resulta trivial saltárselos y si tus principios son bastante relajados es muy fácil.
    Pero todo el sistema se basa en el consumo sin proporcion.

    Feliz año, a comprar ropita en rebajas!

  19. Anónimo dijo...
  20. Ya lo dijo Groucho Marx :
    ¡Estos son mis principios! Si no le gustan, tengo otros..

    Pues eso, me parece hipócrita decir que son insolidarios y a continuación admitir que si tuviera dinero...

  21. Anónimo dijo...
  22. joder... pasar la noche vieja metido en un avión 12h... hay que tener ganas sí...
    además para ver la antártida desde el aire... no se.. yo no le veo la gracia.

  23. mochuELIn dijo...
  24. No me tienta nada esta experiencia, mentalmente tengo asociados algunos paisajes como 'mágicos'... no me permitiría perturbarlos con mi pressencia, ni con la de ningún medio que los mancillara... lo siento, soy asi!

  25. cayo suetonio dijo...
  26. Vaya. Un viaje de placer sobrevolando la antártida es como para colgarlos a todos del palo mayor, pandilla de ricos contaminadores. Un viaje de placer a las islas canarias o a la republica dominicana no es lo mismo aunque el avion también eche humo, porque ese viaje puede que lo haga yo. Los mismos argumentos de siempre.

  27. cabezaplaneta dijo...
  28. Ya puestos, yo preferiría pasarlo en una base científica en la Antártida...

  29. Lord Vyzarro dijo...
  30. sin duda alguna es un gasto frivolo o un capricho que solo el dinero puede cumplir, aunque las panoramicas no dejan de ser geniales, feliz 2010!! dejo saludoss!!!!!!!!

  31. Red Barclay dijo...
  32. Ir a Nueva York o a Londres a comprar chuminadas no contamina, que va, igual que ir a Punta Cana, es ABSOLUTAMENTE necesario, por lo visto. La gente cada vez tiene mas topicazos en la cabeza y menos sentido critico, y ya no hablemos de auto-critico.

  33. Anónimo dijo...
  34. Es curioso, pero el último comentario de tinte ecologista es un poco ridículo. No creo que porque pase un crucero por la Antártida o porque la sobrevuele un avión se vaya a dañar el ecosistema. ¿A qué viene ese comentario? La naturaleza está para disfrutarla, no para destruirla, pero sí para disfrutarla. Muchos ya empezamos a cansarnos de ese tipo de comentarios de ecologistas de medio pelo poniendo el grito en el cielo, muchas veces sin ningún motivo. Eso sí, te ha quedado muy políticamente correcto y super sostenible ;)