The New Yorker, sobre Japón

23 marzo 2011


Vía: Kottke

12 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. jose dijo...
  2. Una alegoría perfecta. Y si vamos sustituyendo los petalos por renovables, poco a poco, lo bordaríamos nen!

  3. Utopazzo dijo...
  4. Pue a mí, más que una alegoría, me parece una tomadura de pelo por parte del New Yorker... ya estamos bastante acostumbrados a que nos vendan lo que más les interesa, siempre basándose en la moral y perfecta organización democrática que parece atesorar EE.UU.
    Siempre que nos miremos el ombligo, sucederán estas y otras cosas de mayor calado.
    Otra cosa bien distinta es poner en duda la seguridad de las centrales nucleares y si su energía (de la que todos nos abastecemos, y donde no podríamos cambiar de la noche a la mañana el modelo de bienestar conseguido) es absolutamente necesaria. Habría que debatir si estamos dispuestos a hacer grandes esfuerzos y cambiar por otras más limpias o renovables.
    Vaya por delante que soy contrario a las plantas nucleares.
    The New Yorker podrá hacer esta alegoría, pero debería hacerlo mirando para dentro: EE.UU tiene también mucho polvo debajo de su alfombra.
    Un cordial saludo.

  5. Ibán dijo...
  6. Poco que decir, la imagen ya lo dice todo. Y con una rotundidad pasmosa.

  7. Heimdall dijo...
  8. Sencillamente genial.

    http://javicrespo.blogspot.com/

  9. Anónimo dijo...
  10. Una vez mas, podemos ver la deriva de la prensa al amarillismo recaudatorio. Penoso...

  11. Anónimo dijo...
  12. Utopazzo, me parece que menosprecia Vd. esa genial portada.

    Piense por un momento, qué lectura tendría la misma hace ... tres meses, sin terremotos, tsunamis ni prensa analfabeta.

    Es de una maravillosa ambigüedad.


    pd. Sr. Aberron, esto es, exactamente, lo que yo esperaba de Vd. tras ese largo e imperdonable.. silencio.

    Un abrazo

    Dr. Maturin

  13. Utopazzo dijo...
  14. Por supuesto, Sr. anónimo, que la portada es bastante explícita y tal vez con el tiempo se convierta en un símbolo contra las centrales nucleares (cosa de la que estoy bastante seguro, de que este tipo de energía, no es segura del todo y valga la redundancia)... ya lo exponía en mi comentario y no menosprecio dicha portada; tal vez no supe explicarme y me anduve un poco por las ramas aunque en tal caso, lo único que pretendía era trascender un poco y poner sobre la ventana esta virtual, una mirada al resto del planeta donde parece ser que es más perfecto que el resto (esto es desde un ángulo partiendo del ombligo de cada país: "yo hago las cosas bien, el resto está equivocado") y donde por mucho que se critique la seguridad de las centrales y su necesidad o no, debemos pensar si estaríamos dispuestos, de la noche a la mañana, a renunciar al nivel de vida que hemos alcanzado con nuestro consumo energético diario. Éste, en su gran parte viene de la nuclear... y que conste que prefiero las energías limpias o renovables y un largo etc. pero ¿estamos dispuestos a renunciar a nuestro confort en favor de un mundo más limpio? Lo dudo!

    Un cordial saludo desde mi ordenador que por desgracia, funciona con esa energía que hoy por hoy, es la que predomina y manda.

  15. Anónimo dijo...
  16. Una imagen muy bella y bien trabajada, pero me parece una ofensa de muy dudoso gusto. Impresentable, más bien. Muestra muy a las claras qeu determinada parte de la sociedad y corrientes de pensamiento no tienen que ponerse límite alguno en su expresión, mientras que otros debemos pensar 20 veces lo que decimos, no vaya a ser ofensivo. Superioridad moral, pensamiento único

  17. noviasde dijo...
  18. No se puede decir más con una imagen. Genial

  19. Anónimo dijo...
  20. Utopazzo, yo sí estoy dispuesta, pero no es disposición que haya hecho urgente la catástrofe, es de siempre. Y usted, ¿estaría dispuesto? Porque, en ocasiones, la pregunta pretende ser respuesta al tiempo...

  21. hector dijo...
  22. en tres palabras : qué...mal...gusto.

  23. mvr1981 dijo...
  24. @hector: estoy de acuerdo, parece de muy mal gusto...