Así mata E. coli O104:H4, la "bacteria alemana"

01 junio 2011


"Una vez en el intestino, la bacteria inyecta una primera oleada de toxinas en las células de las paredes intestinales mediante una especie de jeringuilla. Las células del epitelio empiezan a comportarse de forma extraña, cambian de forma y proporcionan un sitio para que la bacteria se ancle y se alimente. A estas alturas el infectado comienza a tener fuertes diarreas (...) El problema surge cuando la bacteria empieza a producir un segundo tipo de toxinas, conocida como "verotoxina" o "shiga". Estas toxinas dañan el epitelio del intestino y pasan al flujo sanguíneo".

Seguir en: Así mata E. coli O104:H4, la bacteria de la "crisis de los pepinos" (lainformacion.com)

5 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Utopazzo dijo...
  2. Vamos, cono Hitler y otros sujetos de corte similar hicieron con algunos humanos, pero esta vez en pequeñito; tanto, que se necesita un microscopio electrónico para percibirlo. Aunque con éstos elementos (los primeros) aún alguien necesite gafas y alguna que otra medicina para verlo...

    Muy interesante. Un cordial saludo

  3. manu dijo...
  4. creo que ya está mas que comprobado que no viene del pepino la bacteria y con el daño a nuestra maltrecha economía creo que no debe nombrarse ni en broma que viene del pepino, son muchas familias las que viven de la agricultura. hay que cuidar esos títulos, aberron.

    un saludo. Felicidades por tu blog, es de lectura diaria.

  5. Anónimo dijo...
  6. Por favor, ya ha quedado demostrado que la bacteria no tiene ninguna relación con el pepino, de hecho es una bacteria tipica del norte de europa y no de España. El denominarla "bacteria del pepino" nos hace un flaco favor a todos. Gracias.

  7. Anónimo dijo...
  8. Me parece una vergüenza que se la llame "la bacteria del pepino" cuando lo que encontraron en los pepinos fue E. Coli pero no de esta cepa, con lo cual el origen no está en los pepinos, reconocido por autoridades alemanas que tienen que volver a empezar de 0 su búsqueda.

  9. Anónimo dijo...
  10. No corregir los errores, típico de los buenos periodistas como Antonio Martínez Ron.