El coche de Google quiere a esquivar a las vacas

09 abril 2015

Vacas cruzando la carretera

Si el coche sin conductor de Google quiere ser una realidad debe ir más allá de los viajes de demostración de costa a costa por cómodas autopistas. En caso de que la idea se materialice y los coches autónomos circulen algún día por nuestras carreteras deberán afrontar todo tipo de situaciones inesperadas, incluida la aparición de un grupo de vacas que cruzan la carretera.

Seguir leyendo en: Google quiere enseñar a su coche sin conductor a esquivar a las vacas (Next)

3 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Anónimo dijo...
  2. Yo creo que a esto del coche autónomo, por carreteras convencionales y ciudad le queda mucho todavía...

    En la conducción, hay decisiones complicadas: en caso de no poder elegir, ¿atropello a un animal o un humano¿ ¿o me la pego contra algo intentando no matar a nadie?

    Ejemplo: vamos por una travesía a 70 km/h, y al salir de una curva nos encontramos con un grupo de vacas en la calzada, a la izquierda una parada de autobús llena de niños, y a la derecha una caída al mar. No da tiempo a frenar.
    El cerebro humano puede tomar una decisión en milésimas de segundo. ¿Un ordenador actual puede analizar todos esos factores en ese tiempo?

    Hasta un cerebro humano podría bloquearse o tomar una decisión incorrecta...

  3. Anónimo dijo...
  4. "Mucho" es un término muy subjetivo.

    No conozco los detalles, pero sospecho que el problema no está en el tiempo de decisión, sino en reconocer qué es una vaca, qué es un niño, y qué es una vaca pintada en un muro.

    La decisión no la toma el ordenador. Debe estar preprogramada o ser pseudoaleatoria.

  5. Anónimo dijo...
  6. realmente le queda mucho pero google y otras empresas quieren forzar la salida de la tecnologia.

    el problema es que las maquinas tienen una tendencia fallar mas que los seres humanos.

    tambien esta el aspecto del control de las cosas, como lo que hace facebook, apple, microsoft, yahoo, google etc que no tienen deseos de mejorar la calidad de vida de las personas si no que quieren tenerlos amararlos a sus productos.