Recuerdos de una cabeza congelada

03 noviembre 2015

cabeza1

El 17 de enero de 2013 la joven Kim Suozzi, de 23 años, falleció en su apartamento de Scottsdale, en Arizona, después de dos años de lucha contra un glioblastoma, uno de los tumores más letales. Minutos después, dos enfermeras y un médico introdujeron su cuerpo en una bañera con hielo y lo transportaron hasta las instalaciones centrales de la empresa. Seguidamente los técnicos cambiaron la sangre de Kim por un criopreservante y cortaron su cabeza para introducirla en una cuba metálica donde se conservará en nitrógeno líquido a la espera de que, en un futuro, alguien sea capaz de devolverla a la vida.

Leer más: Recuerdos de una cabeza congelada (Next)

1 comentarios :

  1. Juan R dijo...
  2. Bueno, si la ciencia son evidencias experimentales creo que al grupo de Risco le faltan algunas en modelos animales mamíferos que confirmen cosas. De otra forma estamos hablando de "creencias" y "esperanzas en la vida futura" pero nada confirmado.
    Creo que los argumentos y datos científicos que aportan Ferrús y Molina son algo más contundentes y cimentados en la evidencia experimental.
    ¿que el futuro será algo mejor y se conseguirán cosas?. Seguro. Pero no se puede afirmar ni qué, ni cómo, ni cuándo. Lo demás es charlar...
    Finalmente, para que no se tergiverse la historia, lo que sucedió al chico de Australia es una rotura ósea del cuello, cosa que en el 99,99% de los casos genera daño medular cervical y muerte inmediata por parálisis cardio-respiratoria. Pero la noticia en ningún caso habla de daño medular ni de neurocirugía para reparar la médula, solo de rotura ósea que se arregló con implante de hueso de la costilla. Al menos que se aporten aquí más evidencias. De manera que nada de reconectar los nervios en la médula, hablando con algo de rigor y evidencia, claro. Si a causa de la rotura ósea hubo algo de contusión medular que pudo producir parálisis transitoria (cosa que también sucede con traumas encefálicos etc) es normal que con algo de tiempo vuelva a estar normal... pero en ningún caso se documenta rotura de médula y reconexión.

    Esperemos que pronto Risco consiga congelar un cerebro de ratón y reactivarlo en plenas funciones... a partir de ahí habrá evidencias experimentales para pensar que se puede llegar a algún sitio. De otra forma... puede seguir charlando.
    saludos