Tres ideas sobre el futuro de la energía [VÍDEO]

12 enero 2017

Me pasa mi amigo Jesús Heras un maravilloso vídeo elaborado por el Museo de Ciencia de Virginia (Science Museum of Virginia) en el que aportan un montón de datos e ideas interesantes pero del que me gustaría destacar tres mensajes claros antes de que lo veáis entero por vosotros mismos (merece la pena).

El vídeo gira en torno a nuestro consumo de energía y los recursos que lo hacen posible. Y la primera cuestión crucial es cuánta energía consumimos y cuál es la proyección de la energía que consumiremos en el futuro:



Como veis, de seguir con este ritmo frenético la cosa se puede poner muy caliente en el planeta. Pero,  ¿de dónde sacamos la energía que mantiene esta espiral enloquecida? Pues hoy por hoy sigue siendo mayoritariamente de fuentes que son limitadas y terminarán agotándose más pronto que tarde. Este es el panorama para los combustibles fósiles:



En los próximas décadas, y aunque le metamos mano al Ártico y encontremos nuevos suelos que explotar, los combustibles fósiles empezarán a escasear, así que, ¿qué alternativas tenemos? Las energías renovables son prometedoras, pero si echamos un ojo a lo que pueden aportar la eólica, la hidráulica y el resto, hay un claro vencedor:



Lo más inteligente, siguiendo este hilo argumental, es apostar por el Sol. Lo cual no deja de ser una perogrullada, pues prácticamente todas las energías que aprovechamos en el planeta proceden de una manera u otra del Sol. Pero el vídeo es un bonito alegato sobre las energías renovables y quizá os dé una perspectiva nueva de qué futuro nos espera u os apetezca discutir. Aquí lo tenéis para juzgar por vosotros mismos:




1 comentarios :

  1. Anónimo dijo...
  2. Hola
    documento demasiado simplista. El problema de la carencia de combustibles fósiles no se puede solucionar con energías renovables. No hay suficiente superficie en el mundo para instalar las placas solares necesarias que sustituirían al petróleo. Además, hoy en día no es factible plantear un sistema global de transporte basado en la electricidad. Y aunque tecnológicamente fuera factible, la precaria economía global lo hace más imposible todavía.

    Ante la carencia de recursos fundamentales, como comienza a ocurrir, y frente al agotamiento ecológico del planeta, la única opción es el decrecimiento. Hay que empezar a plantearse vivir con menos.