Adiós, Lem

27 marzo 2006

Se ha muerto LEM, el organismo vivo de nombre Stanislaw. Solo los que le hemos leído y disfrutado sentimos ahora este auténtico vacío perfecto. Andará por las estrellas, quien sabe si el mismísimo Ijon Tichy no estará trasteando en los motores de su nave. El que no lo conozca y quiera hacerse un favor, puede imprimirse esto y leerlo. Me lo agradecerá.

Buen viaje, maestro.

“Nos estamos acercando a la velocidad de la luz. Multitud de fenómenos desconocidos. Apareció un nuevo tipo de partículas elementales: los chicharrones. No muy grandes, un poco quemados. A mi cabeza le pasa algo raro".

Stanislaw Lem, Diarios de las estrellas

3 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Bereni-C dijo...
  2. Yo lo conocí por Ciberiada. Por cierto, que recomiendo este libro vivamente.

  3. aberron dijo...
  4. Casi todo lo de Lem es recomendable, Ciberiada, Solaris, Memorias encontradas en una bañera... Yo recomiendo especialmente "Vacío perfecto", una colección de reseñas ficticias sobre libros inexistentes, al estilo borgiano. Genial. A lo mejor la muerte de Lem sirve para que alguien lo reedite.

    Qué bueno coincidir contigo también en el gusto por Lem!

    Saludos ;-)

  5. SebastianDell dijo...
  6. Creo que Lem es, con diferencia, el autor por el que más debilidad siento. Quizá sea el único. Siempre en libros de bolsillo de segunda mano, apilados -casi escondidos- en estanterías de viejas librerías.

    Quizá por eso le tengo además tanto cariño.