La oscura voz del Tercer Reich

06 septiembre 2006

A principios de 1940, en los primeros compases de la II Guerra Mundial, una voz se dirige en la noche a los ciudadanos ingleses. “Germany calling, Germany calling…” – exclama al comienzo de cada transmisión. La voz procede de Radio Berlín, cruza el Canal de la Mancha y se cuela en los hogares británicos con la firme intención de minar su moral. “Rendíos, – clama la voz – la guerra está perdida”. Miles de ingleses permanecen atentos a esa voz nasal que defiende la causa nazi y las maravillas del régimen de Hitler. Una voz que, curiosamente, no pertenece a ningún jerarca alemán, sino a un ciudadano tan británico como ellos: William Joyce.

A lo largo de la guerra, William Joyce seguirá lanzando sus peroratas desde distintas emisoras de Alemania, cambiando de lugar con el avance de las tropas aliadas. Cada noche, a las 9,15 h., sus arengas son el programa más escuchado en Inglaterra, hasta el punto de que la BBC opta por emitir música y no competir. A pesar de que escuchar propaganda enemiga es ilegal, los ingleses consideran valiosa cualquier información del frente y siguen sus discursos con curiosidad morbosa. Además, Lord Haw Haw (como le han bautizado) lanza corrosivos comentarios sobre los políticos ingleses; su voz nasal y sus disparatadas soflamas divierten al personal.

El camino que lleva a Joyce a pasarse al lado nazi es largo y extraño. Pocas semanas antes del inicio de la guerra, él y su esposa huyen de Gran Bretaña para refugiarse en la idolatrada Alemania. Gracias a sus contactos, en menos de un mes es designado editor y locutor de las emisoras alemanas para Europa y su labor es aprobada por el mismísimo Joseph Goebbels. En 1940 es nacionalizado alemán. Su actividad propagandística durante los siguientes años es tan frenética que el propio Hitler termina por condecorarle con la Cruz del Mérito. Absolutamente enajenado por sus convicciones políticas, Joyce llega al extremo de recorrer los campos de prisioneros británicos para animarles a unirse a la ‘British Free Corps’, un cuerpo de soldados ingleses que debía unirse al ejército nazi para combatir a los comunistas en el frente oriental. (Seguir leyendo)

El aspecto de William Joyce es casi tan sórdido como sus ideas. Una profunda cicatriz le cruza la cara desde el lóbulo de la oreja hasta la comisura de los labios, un regalo – como no se cansa de repetir – de las hordas de “judíos comunistas” contra las que ha combatido en Inglaterra. La herida se la produjo en una pelea con un grupo de izquierdistas durante un mitin del Partido Fascista, al que se había unido en 1923. Tenía entonces 17 años de edad.

Durante todos los años que vive en Inglaterra, el empeño de Joyce consiste en convencer a sus compatriotas para que se unan a la causa fascista. Pero su antisemitismo y su vena violenta alcanzan tales extremos que en 1937 es expulsado de la propia Unión Británica de Fascistas (BUF). Este hecho le lleva a fundar la Liga Nacional Socialista Británica, de carácter abiertamente nazi y a pasar sus últimos meses en Inglaterra, antes de huir a Berlín, predicando la palabra del Führer.

Años más tarde, Joyce mantendrá sus apocalípticas alocuciones hasta los últimos días de la guerra. El 30 de abril de 1945, durante la batalla de Berlín, Lord Haw Haw realiza su última transmisión radiofónica. Esa noche, una voz distante se cuela en el hogar de los británicos para prevenirles de los oscuros tiempos que les esperan: han perdido su poder y los rusos se harán los dueños de Europa. Antes de despedirse, Joyce pronuncia un último y desafiante “Heil Hitler”.

Al día siguiente, el Ejército aliado toma las instalaciones de la radio. A la hora exacta de la emisión, un par de soldados británicos aparecen en antena y saludan a sus compatriotas con una fantástica parodia: “Germany calling, Germany calling…” – exclaman divertidos.

Al cabo de pocos días, Joyce es capturado en un bosque cerca de Flensburg. Durante su huida, recibe un disparo en la pierna y su fotografía, postrado en una camilla, ocupa las portadas de toda la prensa británica. Los periódicos toman cumplida venganza de la mala baba que Joyce se ha gastado durante años. Enseguida es trasladado a Inglaterra, donde será juzgado por alta traición.

En la mañana del 3 de enero de 1946, Joyce es conducido al patíbulo. El pequeño irlandés de la cara rajada se mantiene indomable hasta el final. Su último mensaje es transmitido por las ondas de la BBC: "en la vida como en la muerte, desafío a los judíos, que causaron la guerra y desafío a las fuerzas de la oscuridad que ellos representan". Unos minutos después se hace el silencio. William Joyce es ahorcado a los 39 años de edad. Lamentablemente para la historia de la radio, con él no habrá muerto el último histrión.

Más: 1, 2 y 3

Ver también: La Radio de las Mil Colinas

15 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Brocco dijo...
  2. Y ahora por qué se me viene a la mente el señor Losantos? Qué cosas me hace pensar, don Aberron!

  3. Anónimo dijo...
  4. Hola ..

    esta historia me hace pensar en la cadena nacional que hace unos momentos el presidente espurio calderon dirigio al pueblo de mexico.. La oscura voz del fascismo llego a Mexico

  5. aberron dijo...
  6. Hola anónimo. Lo que yo espero es que no llegue la voz de las balas. saludos.

  7. mercurio2682 dijo...
  8. yo tambien he ido acordandome de Losantos conforme iba leyendo esta fantastica entrada. A ver si termina igual de bien y lo juzgan por alta traición. ¿como? ¿que ya no existte eso en el codigo penal? Pues se inventa para el! Para fedeguico toda molestia es poca!

  9. pez dijo...
  10. Tambien hay mucha gente que escucha al señor Losantos para reirse aunque no piensen como él.

  11. Lenko dijo...
  12. Para no ser repetitivo lo haré en grupo... ¡Magníficos tres últimos artículos señor aberron!

  13. omalaled dijo...
  14. Muy bueno. Sólo un detalle: los enlaces 1 y 3 apuntan al mismo sitio.

    Salud!

  15. alvarhillo dijo...
  16. La foto con el flequillo y el bigotito Hitlerianos ma he puesto los pelos como escarpias. ¿A quien me recuerda...?
    Saludos.

  17. aberron dijo...
  18. Gracias por el aviso omaladed. Ya está solucionado.

    saludos a todos!

  19. Leon dijo...
  20. Que bueno el post. No conocía absolutamente nada de este "personaje". Vaya zumbao.

  21. Ender Muab'Dib dijo...
  22. Genial! Como siempre.
    Interesante historia que desconocía por completo. Aunque me sonaba eso de las emisiones alemanas en Gran Bretaña.

    Lo que se aprende leyéndote!

    Saludos.

  23. AsDePiqas dijo...
  24. ¿Cómo haces para tener siempre algo interesante para contar?

  25. Anónimo dijo...
  26. no entendi lo que se trato

  27. AaDdEeMmIiRr dijo...
  28. En México como dijo la anonima del principio se empiezan a cerrar voces que por años pregonaron libremente y señalaron al gobierno.

    Hoy el gobierno mediante inteligentes presiones economicas los desaparece del aire.

    Estoy de acuerdo, el fascismo esta llegando a México.

  29. Anónimo dijo...
  30. Muy interesante el post, y el personaje, que no conocía. Sobre el parecido entre FJL y el protagonista del post, creo que es infundado, sinceramente. Últimamente no he escuchado a nadie denunciar con más intensidad totalitarismos, defender la libertad de prensa con la constitución de 1812 en la mano, o hablar de Azaña con conocimiento de causa (si a alguien le interesa, en Alianza están publicados sus estudios sobre Azaña; sí, los estudios de FJL sobre Azaña). Si esto le sumamos que es una víctima directa del terrorismo separatista (secuestro+tiro en la rodilla por parte de Terra Iure), por lo menos merece analizarlo con cierta profundidad. No digo que sea un personaje que me agrade al 100%, ni su estilo tampoco, pero joder, compararlo con un propagandista nazi en los años en que se gaseaba a niños en media Europa, me parece una aberración...

    Enhorabuena por el post y por todos los posts, Aberron, suelen ser interesantísimos.

    Saludos