Cuando las bombas nucleares rompían los escaparates de Las Vegas

26 abril 2011

Hongo nuclear en el horizonte de la calle Fremont, en Las Vegas (1951).

El 2 de febrero de 1951, a las 5:48 a.m., la bomba Baker-2 explotó a 1.100 metros sobre la superficie del desierto de Nevada con una fuerza de 8 kilotones. Era una de las primeras pruebas llevadas a cabo sobre el Nevada Test Site, apenas 100 kilómetros al norte de la ciudad, y pilló a algunos ciudadanos desprevenidos. La explosión fue visible desde Los Angeles, donde algunos fotógrafos avisados habían madrugado para ver la luz atómica en la distancia.

En apenas unos segundos, una luz se hizo visible en el cielo oscuro y la tremenda onda expansiva se extendió por la parte alta de la atmósfera hasta alcanzar localidades tan lejanas como Las Vegas. Para sorpresa de sus propietarios, un enorme escaparate de una tienda de muebles de la ciudad se hizo pedazos por la explosión. Como relata Richard Lee Miller en su libro "Under the cloud: the decades of nuclear testing", un vecino del centro de la ciudad dijo que su casa se había "sacudido como un cuenco de gelatina que hubiera sido pateado". En el norte de Las Vegas, en un barrio más cercano a la explosión, la onda expansiva destrozó todas las ventanas de dos casas.

El escaparate roto tras la detonación de Baker-2. Fuente AP/Wide World Photos. [Via]

Clint Mosher, reportero del International News Service, estaba en un restaurante del desierto, a muchos kilómetros de la explosión y describió después en una crónica cómo había sido aquel momento:

"Una intensa luz blanca, de color puro y que daba miedo mirar, se elevó en medio del desierto (...) Cinco segundos después la llanura, el cielo y las montañas se oscurecieron de nuevo... A las 5:51 se produjeron cinco largos e inciertos minutos tras la luz en el cielo. ... Un instante después hubo un profundo estruendo, como la artillería de una docena de ejércitos. Y entonces, dos segundos después, una gran corriente de aire de la que no había escapatoria golpeó las casas, sacudió las ventanas y arrancó el yeso de las paredes en algunas partes de la ciudad. ¡Swoooosh!. Fue como estar demasiado cerca de un cañón.

(...) Le pregunté a la camarera "¿Lo ha visto?"

"Sí", me dijo. "¿Cómo lo quiere? ¿Solo o con leche?" (Seguir leyendo)

Una de las detonaciones de la operación Ranger (1951). Fuente: Wikipedia

Las autoridades concluyeron que la rotura de los cristales había sido una excepción y lo achacaron a la extensión de la onda expansiva de la explosión a través de la troposfera, lo que le permite viajar largas distancias y descender. En general, los vecinos de la entonces pequeña localidad se tomaron estas explosiones con la misma naturalidad con que aquella camarera servía el café.

El día de la detonación de Baker 2, la policía local registró un aluvión de llamadas durante la siguiente media hora, pero en ningún caso cundió el pánico. "Como ejemplo de la actitud relajada de la comunidad", asegura el departamento de energía en un documento oficial, "una revista citaba la actitud de un jugador del Golden Nugget que sintió la explosión de Able [la primera detonación del NTS], se detuvo, miró a su alrededor y dijo: "debe de ser una bomba atómica". Después de dio la vuelta y siguió jugando".

Aléjense de las ventanas

Después de la prueba que destrozó los escaparates, los militares detonaron una bomba mucho más potente llamada Fox (alrededor de 35 kilotones). Para evitar males mayores, las autoriades avisaron a la población y pidieron que se mantuvieran alejados de los ventanales si veían el resplandor de una explosión. La onda expansiva afectó esta vez a la localidad de Indian Springs, donde se rompieron alrededor de un centenar de ventanas y una casa sufrió daños importantes en sus puertas y en el tejado.

Explosión de la bomba Fox sobre Las Vegas. Fuente: AP/Wide World Photos

Tras las primeras pruebas, las explosiones se convirtieron en un fenómeno popular y la gente empezó a acudir de todas partes a ver el espectáculo. "Visitantes y residentes", asegura el Departamento de Energía (ver PDF), quedaron atrapados en una especie de atmósfera del 4 de julio, como si las pruebas fueran fuegos artificiales mayores y más espectaculares". La gente acudía de todas partes y aparcaban sus coches en las cunetas de las carreteras que ofrecían mejores vistas.

Para terminar, hay un fragmento del libro "Aventuras y desventuras del Chico Centella", de Bill Bryson (y que no me canso de recomendar) que explica fabulosamente el espíritu de aquella época:

"La gente estaba arrobada con la abrasadora majestuosidad y la potencia antinatural de la bomba atómica. Cuando el ejército empezó a hacer pruebas nucleares en el lecho seco de un lago en Frenchman Flat, en el desierto de Nevada, cerca de Las Vegas, aquello se convirtió en la principal atracción turística de la ciudad. La gente no iba a Las Vegas a jugar, o al menos no exclusivamente a jugar, sino a apostarse al borde del desierto, sentir que la tierra temblaba bajo sus pies y ver que el aire se llenaba con portentosas columnas de humo y polvo. (...)

En los años de mayor actividad se realizaron en Nevada hasta cuatro detonaciones nucleares al mes. El hongo nuclear era visible desde cualquier aparcamiento de la ciudad, pero la mayoría de visitantes preferían acercarse al borde mismo del área de pruebas, a menudo con comida para hacer un picnic, presenciar las pruebas y disfrutar de la nube de polvo posterior. Estamos hablando de grandes detonaciones. Las veían incluso los pilotos comerciales que sobrevolaban el océano Pacífico, a cientos de kilómetros de distancia. El polvo radiactivo a menudo barría Las Vegas y dejaba una capa bien visible sobre toda superficie horizontal. Al principio, después de una prueba, los técnicos del gobierno recorrían la ciudad enfundados en sus batas blancas pasando los contadores Geiger por todas partes. La gente hacía cola para ver lo radiactiva que era. Formaba parte de la diversión. Qué satisfacción daba ser indestructible."

Fuentes: "Under the cloud: the decades of nuclear testing" (Richard Lee Miller), Battlefield of the Cold War The Nevada Test Site (PDF), Broken windows in Las Vegas by Nevada nuclear weapon tests (Glasstone)

Ver también: Arqueólogos nucleares, guardianes de la destrucción (lainformacion.com), La patrulla que filmó el horror atómico, Volando en el interior de un hongo nuclear, El hombre que vio a través de sus huesos

14 Respuestas ( Deja un comentario )

  1. Maroto el de la Moto dijo...
  2. Joder, qué escalofríos se me ponen por la espalda sólo de pensar la cantidad de radiactividad que tenemos todos acumulados por las pruebas nucleares, y otrso escalofríos al pensar en lo que se debe sentir al ver una detonación tan cercana...
    Genial entrada, es bastante sobrecogedora.

  3. Anónimo dijo...
  4. cuanta mas informacion hay, mas miedo tenemos.

  5. Fenix dijo...
  6. Es increible que hicieran pruebas atómicas tan cerca de la gente. ¿Ha habido algún tipo de estudio sobre las consecuencias de la radiación en las localidades cercanas?

    Por cierto que el libro es buenísimo, altamente recomendable

  7. emmanuel dijo...
  8. sabes a cerca del Haarp? dicen que los euu lo usaron en japon =/ sera cierto?

  9. Javi dijo...
  10. Emmanuel, ese dato se ha escuchado y leído en varios medios, pero me temo que es más falso que un euro de madera:
    http://bit.ly/flbb33

  11. Bernardo dijo...
  12. Qué poco conocemos la radiactividad y sus efectos.

    Da la impresión de que estamos en manos de chamanes que fomentan el miedo a lo desconocido.

  13. MIKO-LYNN dijo...
  14. Que fuerte, pero bueno, al fin y al cabo es una demostración más que a los gobiernos, los militares y los mandamases de turno, les importamos un comino (por no decir una M****a)
    Nucleares no gracias!

  15. KidNova dijo...
  16. Como diria Naron:
    Asnos estúpidos!

  17. KidNova dijo...
  18. Como diria Naron:

    Asnos estúpidos!!

  19. Rafael.M dijo...
  20. Desde luego que estamos expuestos a las decisiones de 4 gobernantes en su afán de poder. Espero que algún día sea verdad eso de: el poder reside en el pueblo, y que ese poder sea usado racionalmente y con respeto hacia la naturaleza.

    Gracias por el post.

  21. Enol dijo...
  22. Impresionante.

  23. Anónimo dijo...
  24. Cuando se hicieron esas pruebas , los efectos que ahora sabemos , se desconocian, ahora eso seria impensable. Creo que Francia probó sus primeras en Argelia.

  25. Rosaspage dijo...
  26. Parece mentira que se realizaran pruebas nucleares tan cerca de núcleos habitados. Impactante la fotografía de Las Vegas con el hongo radioactivo de fondo…

  27. Rapegun dijo...
  28. Es impresionante la reacción de las personas cuando son ignorantes de las consecuencias de algo... en esa época ni estaban remotamente enterados que una alta dósis de radiación destruía o modificaba los genes de por vida con las graves consecuencias de cáncer o mutaciones para la persona o sus congéneres... hoy dia, con lo de Chernobyl (todavía se ven las consecuencias) ahora con lo de Fukushima, las personas corren en dirección contraria de un fenómeno nuclear, sea explosión o fusión (casos Fuku-Cherno)¿cuántos americanos habrán quedado seriamente afectados, después de una parrilla y un buen "bronceado radiactivo"?, nadie lo sabrá nunca, pero los debe de haber de cientos o miles... pobre América.